Educación, inserción y formación profesional

Una estrategia francesa para la educación

La educación es uno de los pilares de las políticas de desarrollo y una de las prioridades de la ayuda al desarrollo a la que Francia dedica un promedio del 14% de sus créditos anuales desde el 2002.

Una elección estratégica

Es una elección estratégica a favor de un crecimiento sostenible y de la lucha contra la pobreza en todas su formas. También es una condición de la transición demográfica de los países en desarrollo y un factor de mejora de la salud de las poblaciones. La educación incrementa las competencias de las personas en todos los sectores de la economía, moderna y tradicional, urbana y rural, privada y pública. Contribuye al aumento del nivel de vida y facilita la inserción en la economía mundial.

Una elección solidaria

Es una elección solidaria para cierta visión de la vida en sociedad, en la que los seres humanos nacen libres e iguales en derechos, pero sólo pueden ejercer estos derechos mediante el acceso de todos a los conocimientos, los idiomas, las técnicas y las ideas. La educación es la condición para el desarrollo de la personalidad, la participación en la vida cívica y el acceso a un trabajo decente.

Una elección de la comunidad internacional

Asimismo es la elección de la comunidad internacional, con la toma de conciencia de la importancia esencial de la Educación para Todos a partir de los años 1990, reafirmada con fuerza en Dakar en el 2000, y retomada el mismo año por las Naciones Unidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM2 y ODM3), que se refieren a la enseñanza primaria universal y la igualdad de acceso a la educación entre los niños y las niñas de aquí a 2015. Los enormes progresos realizados por muchos países en algunos años demuestran que este ambicioso objetivo puede concretarse.

Pero el impulso está disminuyendo: por primera vez desde el 2000, la escolarización se estanca (57 millones de niños sin escolarizar en 2013) o incluso retrocede, como en África subsahariana (31 millones de niños sin escolarizar en 2010 frente a 29 millones en 2008).

Una elección de la comunidad francófona

Por último es la elección de la comunidad francófona, quien establece una relación esencial entre el francés, idioma de apertura y desarrollo, y la educación. Francia, país que desempeña un papel fundamental en la difusión de la lengua francesa, hablada por más de 200 millones de personas, tiene junto con la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) una responsabilidad particular al respecto dentro de la comunidad internacional.

Para ser eficaz, la inversión educativa debe inscribirse en una visión global del desarrollo, adaptarse a los diferentes terrenos lingüísticos y necesidades de las poblaciones, articularse en todos los niveles de la educación, desde la primaria hasta la universitaria, con la formación profesional para la inserción económica, y responder a las necesidades particulares de formación de directivos. Las políticas de educación y formación son el complemento indispensable de las estrategias nacionales de creación y valorización del empleo, ya que favorecen la inserción económica y sitúan el capital humano en el centro del desarrollo.

Las cinco orientaciones francesas en materia de educación

En este importante empeño, Francia quiere reforzar la complementariedad entre las actuaciones bilaterales y las asociaciones multilaterales mediante cinco orientaciones:

  • Acompañar las reformas
  • Promover la calidad
  • Fortalecer las capacidades
  • Trabajar en colaboración
  • Dirigir mejor la ayuda francesa

Publicaciones (en francés)

Para más información:

Actualización : mayo de 2014

MAPA DEL SITIO