Por qué quiere Francia restringir el uso del veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

El Presidente de la República Francesa propuso en 2013 restringir el uso del veto. Esta restricción consistiría, para los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia), en comprometerse de forma voluntaria y colectiva a no recurrir al veto cuando se produce una atrocidad a gran escala.

Le Conseil de sécurité des Nations Unies - Photo:ONU

1. ¿En qué consiste el veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas?

El veto apareció desde la fundación de las Naciones Unidas (artículo 27 de la Carta de las Naciones Unidas). Para que se adopte una decisión del Consejo de Seguridad, es necesario que tenga el voto a favor de 9 de los miembros del Consejo y que ningún miembro permanente –China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido o Rusia– se oponga con un voto en contra.

2. ¿Por qué restringir el uso del veto?

Para no resignarse a que el Consejo de Seguridad quede paralizado cuando se cometen atrocidades a gran escala. Porque Francia está convencida de que el veto no debe y no puede ser un privilegio. Conlleva unos deberes y una responsabilidad especial otorgada por la Carta de las Naciones Unidas. Se ha concedido a los cinco miembros permanentes para favorecer la cooperación entre ellos para que las Naciones Unidas puedan prevenir y resolver los conflictos internacionales, hacer que se respete de forma eficaz el derecho internacional y proteger a la población civil.

3. ¿En qué consistiría esta restricción?

El Presidente de la República Francesa propuso en 2013 restringir el uso del veto. Esta restricción consistiría, para los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia), en comprometerse de forma voluntaria y colectiva a no recurrir al veto cuando se produce una atrocidad a gran escala.

Se trataría, pues, de una acción voluntaria que no implicaría revisar la Carta de las Naciones Unidas.

4. ¿Cuáles serían los criterios para restringir el uso del veto?

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, con los que Francia ha entablado negociaciones en profundidad, aún deben definir los criterios que permitan activar esta autorrestricción.

Es necesario sobre todo llegar a un acuerdo sobre la definición de atrocidades a gran escala: la declaración de la cumbre mundial de 2005 y muchos convenios internacionales, entre los cuales se encuentran la convención de 1948 sobre el genocidio o el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional pueden servir de referencia.

Según la propuesta francesa, esta restricción se aplicaría en casos de genocidio, de crímenes contra la humanidad o de crímenes de guerra a gran escala.

5. ¿Cómo se pondría en marcha?

Francia contempla la posibilidad de que el Secretario General de las Naciones Unidas desempeñe un papel central, respetando el espíritu del artículo 99 de la Carta de las Naciones Unidas. Así, para certificar la existencia de atrocidades a gran escala, sería el Secretario General de las Naciones Unidas quien solicitaría la intervención del Consejo de Seguridad, ya por decisión propia, ya a propuesta del Alto Comisionado para los Derechos Humanos o de un cierto número de miembros (Francia propone que sean cincuenta miembros).

Francia ha entablado negociaciones en profundidad con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

6. ¿En qué punto se encuentran los trámites para su aplicación?

Desde que Francia hizo esta propuesta en 2013, ha entablado negociaciones en profundidad, en especial con los demás miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Para promover esta iniciativa, Laurent Fabius y su homólogo mexicano José Antonio Meade Kuribreña copresidieron el 25 de septiembre de 2014 una reunión ministerial en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que participaron Estados miembros de Naciones Unidas de todos los continentes, incluidos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, responsables de Naciones Unidas y representantes de la sociedad civil internacional.

Esta propuesta debe permitir poner en marcha una dinámica, en especial con el mundo académico. Para ello, Francia ha decidido implicar a todos los intervinientes involucrados en esta reflexión, en especial a los institutos de investigación y a las organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre este tema para que compartan sus ideas.

El Centre d’analyse, de prévision et de stratégie (CAPS – Centro de Análisis, Prevención y Estrategia) del Ministerio francés de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional y Sciences Po Paris organizaron un coloquio el 21 de enero de 2015.

7. ¿Tiene alguna posibilidad de salir adelante esta restricción del derecho de veto?

Esta propuesta francesa es pragmática, ya que no se trata de abolir el veto. Pero también es ambiciosa porque, de ser aceptada, permitirá al Consejo de Seguridad actuar frente a las atrocidades a gran escala.

En 2015 se celebró el 70 aniversario de las Naciones Unidas. Se trató pues de una ocasión que había que aprovechar para hacer avanzar esta idea. En esta óptica, México y Francia, así como otros socios, continuaron trabajando juntos para mantener la dinámica en torno a esta iniciativa, a la vez ante los Estados miembros de las Naciones Unidas y ante la sociedad civil internacional.

Más información:

Publicación : 16.12.16

Enlaces de interés

MAPA DEL SITIO