Las políticas de propiedad agraria: un desafío crucial para el desarrollo y la gobernanza de los territorios

El enfoque de Francia se basa en varios principios: el respeto y el reconocimiento de los múltiples derechos sobre la propiedad agraria, la adaptación de las acciones a los contextos socioeconómicos, la ayuda en la elección de políticas sin injerencia pero favoreciendo las gestiones inclusivas, la coordinación con otros proveedores de fondos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores apoya la creación de una gobernanza de la propiedad agraria asociativa y transparente

La propiedad agraria engloba las relaciones que se establecen entre individuos por al acceso a la tierra y su control. Así, abarca aspectos económicos, políticos, sociales y medioambientales. Al definir los modos de gestión y de regulación de estas relaciones, las políticas agrarias desempeñan un papel central en las estrategias de desarrollo y de gobernanza de los territorios.

La cuestión de la propiedad agraria desempeña un papel central en las políticas públicas de ordenamiento del territorio, de aumento o de disminución de la pobreza y de las desigualdades, en medios tanto rurales como urbanos. La cuestión de la propiedad agraria abarca varios retos. Para los agricultores y sus familias, la tierra supone su principal medio de subsistencia y es el vector principal de inversión, de acumulación de riqueza y de transmisión de esta de una generación a otra. Desde un punto de vista más amplio, la cuestión de la propiedad agraria también es una clave del desarrollo económico de los sectores de producción agrícola, de gestión de recursos naturales, de ayuda al desarrollo local, rural o urbano. A este respecto, la cuestión de la seguridad de la propiedad agraria se plantea a todos los niveles, desde los agricultores locales hasta los inversores nacionales o extranjeros, desde las entidades territoriales hasta los proveedores de servicios públicos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores apoya la creación de una gobernanza de la propiedad agraria asociativa y transparente, basada en un diálogo entre varios miembros. Se trata de fomentar dispositivos de seguridad de la propiedad agraria respetando la diversidad de derechos y de fuentes de legitimidad, al servicio de un desarrollo equitativo y duradero. Estas políticas deben encontrar un equilibrio entre los derechos y las responsabilidades de todos y tener en consideración prácticas históricas y derechos locales evolutivos en una visión a largo plazo.

Francia es consciente de la importancia de los procesos relativos a la propiedad agraria y ha creado, en 1996, el Comité technique «Foncier et développement» (CTFD – Comité Técnico sobre Propiedad Agraria y Desarrollo), que reúne a investigadores, miembros de la sociedad civil y profesionales, para hacer un seguimiento y un análisis de la actualidad de la propiedad agraria en los países en vías de desarrollo. Este comité técnico, copresidido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Agencia Francesa de Desarrollo, ha permitido clarificar la política de desarrollo francesa para que se tenga más en cuenta la complejidad de la gobernanza de la propiedad agraria. Es un lugar único para aplicar los resultados de investigaciones en proyectos de campo y políticas públicas agrarias. Se han realizado varias investigaciones y estudios, amparados por este Comité, ante organizaciones relacionadas con la propiedad agraria. Existe un portal cogestionado por varias entidades en el que se ofrece información sobre numerosos países en los que la cuestión de la propiedad agraria se plantea de forma intensa, fichas pedagógicas sobre varios temas y boletines de noticias.

En este marco de reflexión, el Ministerio de Asuntos Exteriores colaboró estrechamente en 2009 en la elaboración del Libro Blanco Gouvernance foncière et sécurisation des droits dans les pays du Sud (Gobernanza de la propiedad agraria y seguridad de los derechos en los países del sur), que se encuentra disponible en línea desde junio de 2010, y de un documento de posicionamiento de Francia sobre «Les appropriations de terres à grande échelle: analyse du phénomène et propositions d’orientations» (Las apropiaciones de tierras a gran escala: análisis del fenómeno y propuestas de orientaciones) (2010).

El Comité technique « Foncier et développement » (CTFD – Comité Técnico sobre Propiedad Agraria y Desarrollo) ha finalizado recientemente dos estudios sobre «la transparencia y la negociación de los contratos» y sobre «la formalización de los derechos agrarios», que han supuesto una continuación de las recomendaciones surgidas del Libro Blanco. Estos trabajos han desembocado en dos documentos importantes (disponibles en línea en el portal):

  • Una guía de análisis previo de los proyectos de inversiones agrícolas que afectan a cuestiones de propiedad cuyas conclusión están en fase de integración en los procedimientos de análisis del impacto social y medioambiental de los proyectos de la AFD.
  • Un informe, « La formalisation des droits dans les pays du Sud: dépasser les controverses et alimenter les stratégies » (La formalización de los derechos en los países del sur: superar los conflictos y alimentar las estrategias), cuyo prólogo firma la Secretaria de Estado encargada de Desarrollo y de la Francofonía (descargue el informe en francés).

Acciones de Francia dedicadas a la gobernanza de la propiedad agraria

El enfoque de Francia se basa en varios principios: el respeto y el reconocimiento de los múltiples derechos sobre la propiedad agraria, la adaptación de las acciones a los contextos socioeconómicos, la ayuda en la elección de políticas sin injerencia pero favoreciendo las gestiones inclusivas, la coordinación con otros proveedores de fondos. Desde 2010, Francia ha elaborado, basándose en un análisis del Comité technique «Foncier et développement» y del Groupe interministériel pour la sécurité alimentaire (GISA – Grupo Interministerial sobre Seguridad Alimentaria), una posición que apunta al refuerzo de la gobernanza mundial en cuestiones de propiedad agraria. Esta reflexión se ha centrado en especial en aportar respuestas adaptadas al fenómeno de las «ocupaciones a gran escala de tierras agrícolas», llamado a veces «acaparamiento de tierras».

A nivel internacional, tras un proceso de negociación inclusivo apoyado por Francia, el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial adoptó, el 11 de mayo de 2012, por un amplio consenso entre representantes de Estados, de ONG, del sector privado y de organizaciones internacionales, las «Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional».

La adopción de este texto ha sido un éxito. Las directrices ofrecen un marco de referencia compartido para que los regímenes de propiedad agraria ofrezcan un acceso más seguro y equitativo a la tierra. Animan a los Estados a elaborar sus propias estrategias, políticas y proyectos en el ámbito de la gestión de las tierras y de los recursos naturales. El texto subraya en especial la necesidad de tener en cuenta los derechos legítimos de la población local e invita a crear medidas de protección adicionales (control parlamentario, topes de superficies) en el caso de apropiaciones de tierras a gran escala.

Estas directrices sobre la gobernanza responsable de la propiedad agraria se aplican a nivel nacional. Francia ayuda a los países que lo solicitan (como por ejemplo Benín, Burkina Faso, Madagascar, Senegal y Malí) a aplicar una política agraria conforme a los principios de las Directrices voluntarias. Esto se traduce en concreto en talleres de difusión de estas directrices en los países y en una ayuda a más largo plazo para reformar las políticas agrarias. Estas políticas públicas deben conciliar la necesidad de inversión agrícola, la seguridad alimentaria y la garantía de los derechos de los usuarios de las tierras. La seguridad de la propiedad agraria debe garantizar la transparencia y la sostenibilidad económica, social y medioambiental de las transacciones. Los dispositivos de reconocimiento de los derechos de propiedad deben ser baratos y perennes, para construir una relación equilibrada entre todos los intervinientes y garantizar un reparto equitativo de los beneficios entre las partes implicadas. Con esta óptica, Francia se compromete no solo a no prestar su apoyo a proyectos que no cumplan los principios recogidos en las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la propiedad agraria, sino que se moviliza, de forma paralela, para aplicar los principios de las Directrices voluntarias en los proyectos de agentes franceses, en particular apoyando, a través del Fondo de Solidaridad Prioritaria, un proyecto para reforzar la gobernanza de la propiedad agraria y aumentar la transparencia de las transacciones de propiedad agraria, en colaboración con la iniciativa africana para las políticas territoriales (Land Policy Initiative). Esta promoción de la transparencia también se traduce en un apoyo activo a varios observatorios de la propiedad agraria a escala nacional (Madagascar, Camerún).

Un ejemplo concreto: el apoyo de Francia al Gabinete de Coordinación de la Reforma Agraria en Madagascar (en ejecución desde 2006)

El Ministerio de Asuntos Exteriores apoya al Gabinete de Coordinación de la Reforma Agraria de Madagascar mediante asesorías técnicas. El objetivo es responder a la demanda de seguridad de la propiedad agraria de la población mediante la formalización de los derechos de propiedad no escritos y la regularización de los derechos de propiedad escritos. Se trata de tener en cuenta las prácticas locales buscando soluciones alternativas para asegurar la propiedad.

Este programa apoya una innovación jurídica de calado. Otorga a los municipios mayores responsabilidades mediante la creación de ventanillas municipales que expiden certificados de propiedad que certifican los derechos no litigiosos a nivel local. También busca una gobernanza de la propiedad agraria favorable a la inversión privada, a la producción agrícola y a la gestión, protección y renovación de los recursos naturales.

A esta reforma de la propiedad de las tierras la acompañan acciones formativas y de comunicación llevadas a cabo en todo el territorio dirigidas a cargos electos y empleados de los registros de la propiedad pero también a todos los intervinientes a nivel local de la sociedad de Madagascar.

Actualización: 13.04.15

MAPA DEL SITIO