Apoyo a los procesos de descentralización y a la gobernanza local y refuerzo de las capacidades económicas y humanas de las entidades territoriales

Retos de la descentralización

A día de hoy se considera el nivel local como un nivel privilegiado de actuación para las políticas de desarrollo. Se trata del nivel concreto que afecta a las condiciones de vida de la población y permite tomar en consideración la diversidad de los retos relacionados con la acción pública, punto de convergencia del ejercicio de la democracia, de la oferta de servicios públicos y del progreso económico. Es, en efecto, el lugar de expresión a diario de la democracia, del Estado de derecho y del desarrollo, el nivel más adecuado para que se den proyectos de cooperación entre los distintos miembros involucrados en esta dinámica.

La descentralización, es decir, la transferencia de competencias del Estado hacia las entidades territoriales, supone un procedimiento adecuado de «relegitimación» de la acción pública, en un momento en que a veces se pone esta última en duda, mediante la creación de instituciones más cercanas al ciudadano, que favorece su participación en la vida pública e incita a las autoridades, por su proximidad al ciudadano, a una mayor rendición de cuentas sobre sus actos. También permite crear una política más adaptada a las necesidades de la población, sobre todo en lo relativo a servicios básicos, e impulsar una dinámica económica local capaz de estimular el desarrollo nacional.

Así, en África la descentralización se ha convertido en una prioridad política declarada para numerosos Estados desde finales de la década de 1980. Estos procesos son muy diversos y son el resultado de herencias e historias específicas. El enfoque del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, que se aleja de una concepción que implica sobre todo a las autoridades tradicionales y a las asociaciones y grupos locales y se inspira de la experiencia francesa, da la prioridad a la institucionalización de poderes locales, en base a una legitimidad dada por las elecciones.

Por otra parte, está claro que a la descentralización administrativa y la transferencia de competencias a las entidades territoriales no le acompaña una transferencia de recursos humanos y económicos adaptados y suficientes. En numerosos países no existe ni una administración pública territorial real, ni dotación estatal ni fiscalidad local suficientes para responder a las necesidades de estas entidades.

En este contexto, a menudo las autoridades locales no tienen suficientes medios humanos y económicos para hacer frente a los muchos desafíos que plantea la gestión de estos territorios en gestación. Al mismo tiempo, y paradójicamente, cada vez se considera más a estas entidades territoriales como agentes ineludibles de los dispositivos locales de desarrollo que generan grandes expectativas en la sociedad civil en cuestión de servicios y equipamientos públicos de proximidad.

Acciones de Francia por la descentralización y por una gobernanza local democrática

Francia está comprometida en este ámbito desde finales de la década de 1990. Este apoyo se manifiesta en distintos niveles, en búsqueda de un enfoque coherente e integrado.

En las esferas internacionales, Francia aboga por la descentralización y por una gobernanza local democrática, junto con los numerosos intervinientes en estos sectores y en el marco de los grupos de donantes en los que participa.

A nivel regional y subregional, Francia trabaja desde hace mucho tiempo con el movimiento municipal africano y sigue haciéndolo, sobre todo a través de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos de África (CGLUA), así como en organizaciones de integración regional, como la Unión Económica y Monetaria de África Occidental.

A nivel bilateral, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores lleva a cabo numerosos proyectos de colaboración en procesos de descentralización y de desconcentración, sobre todo en África. El objetivo de estos proyectos es trabajar con Estados, asociaciones de cargos electos, entidades territoriales y la sociedad civil para reforzar la democracia local y un diálogo en profundidad con la ciudadanía, las entidades territoriales y el Estado.

Una red compuesta por unos veinte expertos técnicos internacionales (destinados en su mayoría a los ministerios encargados de la descentralización en África y en Haití o a organismos multilaterales, como Ciudades y Gobiernos Locales Unidos) también está presente en estos niveles distintos, para apoyar la aplicación de estas acciones, trabajar por su cohesión y colaborar con los Estados y las asociaciones de cargos electos en los procesos de descentralización.

Evaluación del apoyo de Francia a la descentralización y a la gobernanza territorial en varios países

En el marco de su política de ayuda oficial al desarrollo, Francia apoya desde hace más de 20 años los procesos de descentralización y de gobernanza territorial en varios países. Es un hecho comprobado que el éxito de estos procesos condiciona en parte la estabilidad y el desarrollo armonioso de los territorios.

Mediante una evaluación temática de sus intervenciones, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional (MAEDI) ha querido iniciar una reflexión global en un contexto en el que la descentralización conoce desde hace algunos años una ralentización e incluso bloqueos en varios países.

Esta evaluación tiene pues un doble objetivo:

  • rendir cuentas sobre más de 20 proyectos del Fondo de Solidaridad Prioritaria creados entre el principio de los años 2000 y el año 2014;
  • enriquecer la definición de una estrategia francesa con varios intervinientes e interministerial de apoyo a la descentralización y a la gobernanza territorial que permita contribuir a relanzar estas políticas.

El estudio se ha centrado principalmente en la zona geográfica en la que se concentra la ayuda francesa, definida con ocasión del último Comité Interministerial de Cooperación Internacional y Desarrollo (CICID) el 31 de julio de 2013: los países pobres prioritarios, los países de la orilla sur y este del Mediterráneo y los países en crisis.

El presente documento sintetiza los principales análisis y recomendaciones de los evaluadores.

Un ejemplo concreto de proyectos por países: el Fondo de Solidaridad Prioritaria de apoyo a la descentralización y a la desconcentración en Haití

La importancia del proyecto de apoyo a la descentralización y a la desconcentración, que arrancó antes del terremoto de 2009, ha sido confirmada por las autoridades haitianas después de este. Este proyecto, de 2,4 millones de euros, pretende reforzar las capacidades de los servicios desconcentrados del Estado y las de la administración pública territorial, en colaboración con el Centro francés de Administración Pública Territorial. Además, colabora en la creación de agencias técnicas locales a nivel municipal.

Otro objetivo de este proyecto es ampliar los recursos locales mediante la puesta en marcha del Fondo de Gestión y Desarrollo de las Entidades Territoriales, el direccionamiento y la recopilación de lo que ya se ha llevado a cabo y la fiscalidad local. Se fomenta la participación de los ciudadanos en las políticas públicas locales. Desde febrero de 2011 un experto técnico trabaja en el Ministerio del Interior. El proyecto se lleva a cabo en conjunción con la cooperación descentralizada francesa, las actividades de otros donantes (Unión Europea, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), los proyectos de desarrollo urbano de la Agencia Francesa de Desarrollo y con el programa francés de precatastro y de seguridad de la propiedad agraria.

Enlaces útiles:

Actualización: 14.06.13

MAPA DEL SITIO