• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

España - Los Íberos

Presentación general

En la actualidad, el adjetivo «ibérico» se utiliza comúnmente para designar las tierras situadas al sur de los Pirineos. En la antigüedad la palabra «íbero» tuvo el mismo sentido después de haber sido utilizada para designar a las poblaciones que habitaban las regiones de la costa mediterránea.

El nombre mismo, helenizado, probablemente es derivado de una palabra indígena, iber, que designa un río, o todo río: el Ebro, uno de los tres grandes ríos de la Península, le debe su nombre. Los Griegos en el siglo VI designan en efecto por Iberoi («Íberos») a los habitantes de una tribu de la costa meridional u occidental de la Península Ibérica cuya localización quedaba sin precisar. Según otra tradición, los Íberos habrían constituido una nación que reunía a varias tribus. La idea de una población dispersa sigue siendo esencial y el cambio decisivo se produce en la época helenística cuando el término Iberia pierde su sentido étnico para tomar un sentido geográfico y englobar al conjunto de la Península; la palabra es entonces sinónimo de Hispania.

La definición de los Íberos es entonces el paciente fruto de un trabajo de erudición, desarrollado a lo largo de un siglo, que tiene en cuenta los datos de los textos y una lectura de los descubrimientos arqueológicos. El mundo ibérico, entre el siglo VI y el siglo II A.C., es una superficie cultural cuyos caracteres esenciales son los siguientes:

-  una población preindoeuropea, culturalmente muy diversa, que, entre Andalucía y el Languedoc, estuvo en contacto con los mercaderes fenicios a partir del siglo VIII y con los Griegos a partir del siglo VI A.C.
-  la lengua utilizada no es indoeuropea y la escritura semisilábica se deriva en parte de los alfabetos fenicios y griegos
-  el hábitat está organizado en aglomeraciones fortificadas, generalmente de reducidas dimensiones (de unos centenares de m2 a unas pocas hectáreas) e instaladas sobre sitios en altura.
-  lo sagrado se manifiesta con magnificencia en obras talladas en piedra o en bronce que se encuentran en los monumentos funerarios o en los santuarios.
-  el estilo íbero se reconoce en la intensa geometrización de las formas, en la fina incisión de trazos en la escultura tanto para despejar volúmenes como para reproducir detalles.

 

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014