• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Kazajstán - Altaï

Introducción

La Misión Arqueológica Francesa en Asia Central (MAFAC) trabaja principalmente en Siberia y Kazajstán en cooperación con instituciones locales (Universidad de Kemerovo en Siberia; Instituto de Arqueología y Etnología de la Academia Rusa de Ciencias de Novosibirsk; Instituto de Arqueología Margulan de Almaty). El programa de investigación del arte rupestre se inició en 1990. Desde entonces, seis temporadas de trabajo de campo se han desarrollado en ambos países, en la cuenca de Minusinsk, en el Altay, en el Alatau de Dzungaria, Alatau. Se ha documentado una gran cantidad de petroglifos y se ha publicado material sobre los mismos. También se han divulgado trabajos sobre manifestaciones de arte rupestre halladas anteriormente en sitios que hoy se encuentran destruidos. Una serie especial de los Trabajos de la Misión Arqueológica Francesa en Asia Central, el Repertorio de Petroglifos de Asia Central, está dedicada al arte rupestre. Hasta ahora se han publicado cinco tomos.

Hay miles de petroglifos en las montañas y los afloramientos rocosos de Asia Central. Constituyen una de las fuentes de datos más útiles (aparte de la arqueología funeraria) sobre esta zona esteparia, habitada en el pasado por pueblos de pastores nómades. Abarcan desde los tiempos más antiguos (Neolítico, quizás Paleolítico), pasando por la Edad de Bronce, la Edad de Hierro y el período túrquico, hasta nuestros días. La mayoría de los petroglifos representan animales, pero también pueden encontrarse composiciones narrativas fascinantes. Este programa de documentación y publicación sobre arte rupestre seguirá en marcha durante los próximos años.

El MAFAC también inició la excavación de una tumba congelada en Kazajstán oriental, en el sitio de Berel’. Este proyecto fue implementado en cooperación con el CNRS, el Instituto de Arqueología de Almaty (Kazajstán), el Centro Studi Ricerche Ligabue (Venecia, Italia) y la participación de la Universidad de Gante (Bélgica). En otoño de 1998, se excavó el kurgán y la parte superior de la fosa funeraria. Aunque la sepultura fue saqueada en la antigüedad, gran parte del material ha permanecido intacto. El equipo estudió la estructura de madera de la cámara funeraria; en su exterior, en la parte de la fosa dedicada a los sacrificios, se encontraron restos de caballos, con sus arreos y arneses, conservados por las condiciones de congelamiento. En la primavera boreal del año 1999 se reanudaron las excavaciones para finalizar el trabajo. Una vez terminado el trabajo de campo, se realizaron diversos tipos de análisis en laboratorio y otros trabajos para la conservación de los restos.

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014