• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Iran - Nishapur

Introducción

Misión arqueológica irano-francesa en Nishapur: la ciudad fortificada (Qohandez y Shahrestan)

El sitio de Nishapur se sitúa en una planicie fértil, que pertenece al borde septentrional de la gran meseta central Iraní. Esta planicie se organiza a uno y otro lado del río intermitente denominado Shurad Rud («Río salado») que forma un complejo de grutas central orientado este-oeste, que termina más al sur en la depresión endorreica desértica del Dasht-e Kevir. Está bordeada al norte por las altas montañas de la cadena del Binalud, que culminan a más de 3000 m, 2000 m por encima de la planicie. Esta montaña separa a Nishapur de la planicie de Mashad (fig. 1).

Recordemos las razones por las cuales decidimos, en 2005, abrir excavaciones sobre el Qohandez y proseguirlas en 2006. Las excavaciones norteamericanas de los años 1937-45 se habían concentrado sobre los tepes de la parte central del sitio (Sabz Pushan y otros), las de los arqueólogos iraníes, de los años 1995 a 2005, sobre su parte occidental, Shadyakh. Los dos equipos pusieron al descubierto vestigios de época islámica que dataron de finales del siglo VIII al XII-XIII. Ningún nivel anterior al siglo VIII fue identificado por uno u otros de ambos equipos, no habiendo llegado los arqueólogos iraníes al punto de sus excavaciones donde habrían podido encontrarlos, y los arqueólogos norteamericanos habiéndolos buscado aparentemente sin encontrarlos.

En la publicación de las excavaciones norteamericanas, Wilkinson afirmaba que la ciudad sasánida debía buscarse en otra parte que en Nishapur puesto que sus excavaciones nunca habían suministrado objeto anterior al período islámico, ni siquiera los cinco sondeos abiertos sobre el Qohandez y el Sharistan (que habían permanecido inéditos). En consecuencia, las pocas monedas partas y sasánidas sacadas a luz debían darse por erráticas. El arqueólogo iraní Moussavi, quien también trabajó en Nishapur, confirmó recientemente esta opinión. Es un hecho el que, excepto error, ningún objeto, innegablemente sasánida, ha sido presentado jamás como originario de Nishapur en un museo, una colección o una venta. Esta es la razón por la que una tradición tenaz acreditaba el hecho de que no existía en Nishapur ningún vestigio sasánida.

Contra esta opinión, Richard Bulliet, especialista de la historia de Nishapur según las fuentes escritas, considera que el sitio antiguo de Nishapur es efectivamente aquél donde existía un establecimiento sasánida, del que se apoderaron los Árabes en 651. La perfecta conformidad de las fuentes escritas con la topografía del sitio antiguo de Nishapur, así como la permanencia del topónimo desde la alta Edad Media, invalidan la hipótesis de Wilkinson según la cual la Nishapur sasánida no sería el sitio antiguo vecino de la ciudad que hoy lleva este nombre.

Una explicación para la ausencia de todo vestigio sasánida descubierto por nuestros antecesores podría ser que la ocupación islámica haya borrado completamente las ocupaciones anteriores. Se consideró necesario, en el momento en que se constituyó la misión conjunta irano-francesa, dilucidar esta cuestión, y poner al descubierto, si existiesen, los niveles preislámicos de Nishapur así como sus primeras ocupaciones consecutivas a la conquista árabe de 651.

Illust: Fig 2, 45.5 ko, 150x109
Fig 2

Illust: Fig 3, 43.8 ko, 150x100
Fig 3

A pesar de la altura de conservación de sus vestigios, el Qohandez (fig. 2), inexplorado por los arqueólogos, no fue perdonado por los saqueadores. Los saqueadores de tesoros arqueológicos o de tierra para mejorar los cultivos transformaron amplias partes de este tepe en paisaje lunar. Aquí se yerguen, como fantasmas de 6 a 7 m de altura, los muros y sobre todo los macizos que formaban sus ángulos, mientras que las capas más blandas fueron retiradas u horadadas con fosas y túneles luego destrozados por la erosión (fig. 3). Las recientes fotografías satelitales (fig. 2) muestran que, además, fue arrasada una faja de cerca de 20 m de anchura y 150 m de largo hasta el nivel de lo que pudo ser el corral, explanada o plaza de armas, después de los años 50, fecha de la primera fotografía aérea del sitio.

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014