• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Irak - Sinjar

Introducción

 

1
2
3

El proyecto del sur de Sinjar comenzó en 1989 con el estudio de Tell Khoshi, pero tuvo que posponerse en 1990 debido a la guerra del Golfo. En 2001, reactivamos el proyecto sumándole un relevamiento de Grai Resh, y al año siguiente se nos permitió llevar a cabo un programa de excavaciones y sondeos en ambos sitios. Nuestro objetivo es documentar el desarrollo y también los comienzos de un asentamiento urbano en esa área desde el IV hasta el II milenio aC, mediante el estudio de dos sitios complementarios, Grai Resh y Tell Khoshi. Con una superficie de unas 100 hectáreas, Tell Khoshi es un perfecto ejemplo de las grandes ciudades que se desarrollaron desde la Alta Mesopotamia hacia el sureste de Anatolia durante las edades de Bronce temprana y media. Grai Resh, por su parte, ofrece datos del IV milenio.

Todas las poblaciones de Mesopotamia participaban en las redes de intercambio regionales y de larga distancia, con arreglo a su potencial estratégico y según su disponibilidad de materias primas. La distribución desigual de estos diversos elementos generó la necesidad de intercambios. La mayoría de estos contactos pasaron a través del norte o del sur de Sinjar. En 2001, nuestro relevamiento reveló que Grai Resh no se limitaba a las 6 hás medidas por Seton Lloyd en 1938. Existe un asentamiento inferior en el noroeste y en el suroeste y de hecho el sitio cubre una superficie de unas 32 hectáreas. Durante el año 2002, nos concentramos en las áreas A y B.

4
5

Corresponden a la limpieza de una sección que fue excavada en el momento de la construcción de una ruta de Telafar a Sinjar. Pudimos reconocer tres niveles de edificios que pertenecieron a lo que se podría llamar una cultura de cerámica gris; su presencia, junto con otros elementos, va aumentando desde el nivel más antiguo hasta el más reciente. En el fondo de un foso excavado a través del nivel subyacente, descubrimos la tumba en cista de un niño. El cuerpo muestra trazas de un material tejido y se hallaron 20 cuentas alrededor de su muñeca. La mayoría de ellas son de carneliana, dos de lapislázuli, una de obsidiana y una pequeña de oro.

6
7
8

El área B corresponde a una excavación exhaustiva, en el mismo montículo en que Seton Lloyd había hecho sus excavaciones y sondeos en 1939. Esta excavación reveló varias casas tripartitas incluidas en complejos más grandes. Un taller con un sello, así como recipientes con bordes biselados en otros lugares son testimonio de la existencia de una artesanía especializada, y la producción de medios de intercambio y control.

9
9

Se constata la existencia de contactos entre lugares distantes ya desde el comienzo del IV milenio, y aun antes, por la presencia de conchas provenientes del Golfo y por el oro, la cornelina y el lapislázuli provenientes muy probablemente de Asia Central. Parte de estos artículos exóticos fueron descubiertos en la tumba de un niño y son testimonio, junto con la elaborada construcción de la propia tumba, de la existencia de una cierta jerarquía social. Los artículos exóticos no dejan de ser raros y pueden tomarse únicamente como evidencia de contactos. Por el contrario, los intercambios por lo menos con Anatolia son evidentes por la abundancia de obsidiana y basalto.

Los recipientes con bordes biselados hallados en un nivel que corresponde al principio del IV milenio evidencian contactos tempranos con Mesopotamia del sur.

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014