Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Protohistoria del Hadramawt


por T. Steimer-Herbet y F. Braemer

Después de una misión de reconocimiento en 1998, hemos coordinado un programa de investigación sobre los rituales funerarios en el 4° y 3er milenio antes de la era cristiana en las necrópolis de Jebel Ruwaik y Jebel Jidran. La colaboración con antropólogos in situ enriqueció considerablemente nuestros conocimientos sobre las prácticas funerarias y sobre el estado sanitario de las poblaciones inhumadas. Por otra parte, mediante un relevamiento por GPS diferencial de la necrópolis de Jebel Ruwaik fue posible efectuar un trabajo de detalle sobre la topografía de las tumbas. Con una serie de fotografías tomadas desde cometa de la necrópolis de Jebel Jidran, pudieron evidenciarse secuencias de cronologías relativas entre los diferentes tipos de tumbas. La ausencia de corpus de referencia en cuanto a material cerámico habría podido obstaculizar el establecimiento de un marco cronológico de no haberse implementado, en el material descubierto, nuevas técnicas de datación sobre el carbonato de hidroxiapatita de las osamentas. Hubiéramos deseado hacer una prospección más avanzada en la periferia de ambos jebels pero las condiciones de trabajo en el Ramlat as-Sabatayn no permitieron hacerlo. En el Wâdî Wa’ sh, afluente del Wâdî Masilah, el potencial arqueológico es prometedor. Los vestigios funerarios son menos numerosos y menos espectaculares pero hay claros testimonios de rastros de hábitats. El mapa arqueológico de los vestigios de los períodos protohistóricos sobre un tramo de wâdî de 17 km de longitud, brinda inestimables informaciones acerca de las relaciones entre hábitat y necrópolis. La misión realizada en el Wâdî `Idim, que era una operación puntual de rescate de un pequeño santuario, aportó una considerable cantidad de información sobre los ritos y las prácticas funerarias de finales del 4° milenio. El trabajo del equipo pluridisciplinario, que se concentró en los vestigios protohistóricos, completó el conocimiento de las sociedades que ocuparon el Hadramawt del 4° al 2° milenio antes de la era cristiana.

1. Conjuntos funerarios del Ramlat as-Sabatayn: Jebel Ruwaik y Jebel Jidran

En 1998 fueron objeto de prospección tres zonas de Yemen: la región de Saada, de Shabwa y del Jebel Ruwaik. Estas prospecciones han puesto en evidencia una muy amplia ocupación del territorio por necrópolis de tumbas circulares altas. Existen, del norte hacia el sur, conjuntos funerarios en el Wâdî Nushur (cerca de Saada), en Arf Sufian, en el Jawf, en Jebel Jidran, en Jebel Ruwaik, en Ath Thaniya, en al-Abr, en Shabwa y al este de Tarim. Si se integran las informaciones inventariadas por A. de Maigret por encima de Mareb se obtiene una amplia continuidad de los tipos funerarios, de la que dan testimonio 10.000 tumbas, con ramificaciones hasta Saudiarabia, Jordania, el Sinaí y el sur de Siria. Esta arquitectura funeraria no es pues una particularidad del Yemen, siendo conocida en el conjunto de la Península y hasta en el Levante oriental.

25 150

Dos necrópolis vecinas en el Ramlat as-Sabatayn atrajeron nuestra atención, se trata del Jebel Ruwaik y el Jebel Jidran Agrupan a más de 1500 tumbas en J. Jidran, y 3000 en Jebel Ruwaik. El principal objetivo de la misión era comprender la articulación de estos monumentos funerarios con la ocupación de las zonas desérticas y semidesérticas del Yemen. A fin de profundizar los conocimientos adquiridos en las prospecciones, T. Steimer-Herbet efectuó en febrero de 1999, una corta campaña de excavación sobre el Jebel Ruwaik y el Jebel Jidran. Pudieron estudiarse tres tumbas, que proporcionaron resultados sorprendentes acerca de los rituales funerarios (¿¿cuáles??), un rico corpus de cerámica (Fig. 25) y elementos de adorno. J. - F. Saliège (CNRS, Jussieu París) efectuó dataciones sobre el carbonato de hidroxiapatita de las osamentas, determinando que las tumbas fueron utilizadas entre 2883 y 2698 BC (a 1 s, PA 1886 y PA 1900. Dataciones efectuadas por J. - F. Saliège). Una excavación de un mes conducida por F. Braemer tuvo lugar sobre la necrópolis de Jebel Jidran en noviembre de 2000. Once tumbas excavadas revelan numerosas cerámicas aún sin catalogar así como un millar de perlas (de cornalina, cerámica, pasta de clorita, huesos, etc.). Las dataciones se efectuaron de la misma manera que en la misión anterior, a partir de las osamentas. El marco cronológico es más amplio con tumbas que datan de la primera mitad del 3er milenio y otras de la primera mitad del 2° milenio. Por lo tanto, las necrópolis de Jebel Ruwaik y de Jebel Jidran fueron utilizadas durante cerca de 1500 años.

El estudio tafonómico y el inventario osteológico de las tumbas de Jebel Ruwaik y de Jebel Jidran fueron realizados in situ en Yemen por Y. Guichard, H. Guy y L. Buchet. Este trabajo constituye una etapa importante de la arqueología funeraria en el Yemen. Por primera vez, se efectuó un estudio antropológico sobre tumbas yemeníes protohistóricas. Pudo realizarse un recuento de las osamentas, determinándose el número de individuos por tumba, así como, para la mayoría de ellos, su sexo y su edad.

2. Ocupación del Wâdî Wa’ sha

En noviembre de 1999 tuvo lugar una prospección, bajo la dirección de M. Mouton y de F. Braemer en la región de Tarim, donde se habían localizado pequeños grupos de tumbas. Los resultados de esta prospección confirman la distribución homogénea de las tumbas de torres circulares en las zonas áridas lindantes con el desierto del Rub al-Khali. A partir de 2001, hemos concentrado nuestros esfuerzos sobre el Wâdî Was’ sha al este de Tarim.

El Wâdî Was’ sha fluye de oeste a este dentro de un amplio valle con fondo plano sobre una longitud de poco más de 18 kilómetros. Tanto aguas arriba como aguas abajo, el valle está mucho más encajonado. En la actualidad es un ued con carga de fondo rocosa. Bordean el valle sucesivas terrazas y mesetas cuyas alturas pueden llegar hasta 80 a 200 metros. En su parte inferior, el valle se estrecha formando un barranco de 150 a 200 metros de profundidad y 300 metros de anchura. Las mesetas están constituidas por caliza con filones de sílex y niveles de yeso karstificados. El Wâdî Wa’ sha, como la mayor parte de los Wâdîs del Jôl, es un afluente del Hadramawt. Se encuentra inscrito dentro de una meseta sedimentaria que tiene un elevado potencial de suministro de sedimentos finos (margas, arenas provenientes de areniscas, loess). Los cambios climáticos, tales como la aridificación, probablemente han modificado la dinámica fluvial y explican la abundancia de los depósitos limosos.

Identificación de los monumentos

Los hábitats, todos transitorios, las tumbas y los conjuntos cultuales, las más de las veces instalados sobre las terrazas laterales de los Wâdîs, permiten determinar los modos de ocupación de los valles superiores. La mayor parte de los vestigios fueron arrastrados por las crecidas y la erosión.

29 150

Aguas arriba, en la fuente del wâdî, los monumentos y los hábitats desaparecen progresivamente, terminando por quedar totalmente ausentes del paisaje. Aguas abajo, el fenómeno presenta las mismas características extremadas, pero se explica por la topografía propia de un cañón. La ocupación en los períodos protohistóricos fue desarrollada y preservada en la parte mediana del Wâdî, allí donde presenta mayor anchura y las mesetas son fácilmente accesibles. Este es el caso del sitio HDOR 415 que es rico en vestigios funerarios y lugares de residencia. La ausencia total de material cerámico en la superficie dificulta la datación de estos sitios. En 2002 se han efectuado sondeos en dos tumbas de torres circulares (HDOR 152) y en un conjunto de estructuras de hábitat (HDOR 415). El intervalo de datación obtenido para estas últimas va de 2467 a 2329 BC (a 1 s, PA 2270). En 2004, un inventario detallado de los monumentos con superestructuras de piedras da cuenta de 19 sitios de hábitat/campamentos y 82 sitios de tumbas (Fig. 29).

De manera general, las estructuras de hábitat se encuentran en la base de la vertiente rocosa. Las tumbas están todas localizadas en los bordes de mesetas y a menudo parecen corresponder a las zonas de hábitat y campamentos subyacentes. Por otra parte, fue localizada una serie de monumentos de carácter cultual a orillas del wâdî.

I. Estructuras de hábitat HDOR 415

El sitio HDOR 415 se halla localizado en un pequeño afluente del Wâdî Washa, a la orilla izquierda. Pertenece a una serie tipológica ahora bien identificada, se trata de zonas de campamentos sobre los cuales fueron construidas estructuras perennes por poblaciones móviles. Las estructuras más regularmente observadas son círculos de piedras de 1,5 a 3 m de diámetro, generalmente conservados sobre 3 ó 4 hiladas. Estos círculos pueden hallarse aislados o bien estar asociados por muros de enlace, delineando sistemas cercados. Quizá sea esta la marca de un «estilo» de pastoralismo caracterizado por una movilidad reducida y un ciclo de retorno periódico a los mismos lugares de residencia.

Todos estos hábitats se encuentran instalados sobre cuestas, en la base de acantilados que dominan el Wâdî, principalmente en los pequeños afluentes del Wâdî Washa, y muy frecuentemente cerca de la confluencia. Las más de las veces estas estructuras se han visto completamente erosionadas por la acción eólica y las escorrentías: sus suelos han desaparecido en su mayor parte.

II- Estructuras funerarias del Wâdî Washa

La prospección de 1999 permitió reconocer numerosas estructuras funerarias. A menudo éstas se encuentran aisladas o en grupos de sólo cuatro o cinco monumentos. No hemos identificado grandes necrópolis. En 1999 pudieron describirse cinco tipos de tumbas: tumbas de muro, tumbas de torres circulares, tumuli, estructuras de cistas cuadrangulares y dólmenes En 2002 hemos procedido a excavar tumbas de torres circulares del Wâdî Wa’ sha sin grandes resultados ya que estaban vacías.

III- Monumentos cultuales

Además, la prospección de 2002 permitió describir con mayor precisión nuevos tipos de monumentos como las estructuras trapezoidales y alineaciones de trilitos. Se encuentran aislados o en grupos. Uno de los más importantes sitios de trilitos posee más de catorce alineaciones que se extienden sobre más de 300 m de longitud (HDOR 592). Hay pequeñas estructuras circulares (hogares) asociadas a estas alineaciones. Por regla general, la orientación de las alineaciones sigue a la del lecho del Wâdî.

3. El santuario de Rawk (Wâdî `Idim)

En 1989 (Sedov, A. As-Saqqaf, A., 1992) y en 2004, un conjunto de cuatro estatuillas antropomórficas fue descubierto por los habitantes de Rawk, pequeño pueblo del Hadramawt en el Wâdî `Idîm. La erosión provocada por la crecida de un torrente dejó al descubierto estos objetos, que se encontraban al pie de dos piedras erguidas. La excavación de rescate, efectuada en noviembre de 2005 por la Misión Francesa «Jawf-Hadramawt», demostró que se trataba de un conjunto monumental del que falta la parte occidental, destruida por las escorrentías, y trastornada en su parte sudeste por la construcción de los basamentos de un establo que data de los años 70. Además de depósitos votivos, la excavación reveló depósitos funerarios que complicaban la interpretación de los vestigios. Han subsistido pocos elementos de la estructura, no obstante la localización estratigráfica de los depósitos indica que forman parte de los cimientos del monumento.

La estructura está instalada sobre un terreno ligeramente inclinado de este a oeste, que corresponde a una capa sedimentaria amarillenta de matriz calcárea. Sobre esta capa se encuentra una ocupación del 6° milenio, cuyo testimonio son dos bolsones cenizosos datados entre 5771 y 5621 BC (a 1 s, PA 2388 y PA 2389. Dataciones efectuadas por J. - F. Saliège (LODYC UPMC, París). La instalación de la estructura se ha producido recién 2300 años más tarde entre 3499 y 3198 BC (a 1 s, PA 2392.). Las piedras erguidas así como las losas se hallan atrapadas dentro de una mezcla endurecida compuesta de arena, guijarros subangulosos y componentes cenizosos. Esta matriz areno-gravillosa es el resultado del escurrimiento de las aguas de las vertientes cercanas. Su carácter compacto ha vuelto imposible la observación de hoyos de implantación de las piedras erguidas.

34 200

Al pie de la piedra erguida P1, en el casquijo, a 10 cm de la base, se han descubierto varios fragmentos del cráneo de un adulto (16-30 años) y el esqueleto casi completo de un niño (6 meses - 1 año). Estas osamentas estaban acompañadas de un pequeño pendiente de hueso, una lasca de obsidiana, un sílex tallado, un pequeño nucleus y una estatuilla antropomórfica (N°05, (Fig. 34)) colocada verticalmente, con el rostro vuelto hacia el sudoeste. A unos centímetros de la base de la piedra erguida P2, se identificó un molar inferior de bóvido. Al oeste de la piedra erguida P4, sobre la losa D1 en contacto con una capa perturbada, había una lasca de sílex y un tiesto de cerámica. Bajo la losa D3, se descubrió un fragmento de metal replegado sin forma precisa (11,6 x 7,58 mm). Por último, al oeste de la banqueta, en la interfaz entre la capa sedimentaria y la capa areno-gravillosa, descansaban el cráneo y algunos fragmentos óseos (clavícula) de un lactante (0-4 meses). La posición de la parte inferior de la mandíbula del lactante permite afirmar que esta inhumación era primaria y en medio colmatado. Un depósito no estabilizado rojo fue colocado sobre la cabeza del difunto.

El monumento de Rawk es difícil de clasificar, los tipos de monumentos que más se le asemejan se encuentran en la región de al-A’rush (Khawlân) y han sido descritos por A. de Maigret (De Maigret, 2002, p. 145, pl. 10) como «plazas públicas, plazas rituales». De forma rectangular, presentan muros con monolitos erguidos, ligeramente redondeados en la parte superior. En el interior, hay banquetas de piedra adosadas contra la base de los muros. El arqueólogo menciona asimismo, en el monumento L14, cuatro piedras erguidas anicónicas (De Maigret, 1990, pp. 66 y 214; fig. 30) La excavación de este monumento reveló una importante cantidad de osamentas de animales (De Maigret, 2002, p. 155) datadas con C14 del último cuarto del 3er milenio antes de la era cristiana. Es preciso alejarse geográfica y cronológicamente para encontrar ejemplos de asociaciones funerarias de cráneos y piedras erguidas como los resultantes de excavaciones en el Negev en Israel (Eilat, Muyat Galla, Wâdî Zalaqa, Qermez Dere y Kfar Hahoresh) y en Risqueh en Jordania. En Eilat, una tumba circular posee en su centro dos piedras erguidas una de las cuales es antropomórfica. Al pie de esta última se encontraba un depósito de seis cráneos. La datación del conjunto con 14C por U. Avner (Avner, 2002) dio por resultado el 6°/5° milenio antes de la era cristiana. En Risqueh, D. Kirkbride descubrió un santuario de estatuas-menhires asociadas a tumbas circulares o rectangulares. Sólo la muestra de carbones procedentes de un gran círculo en el centro del sitio pudo datarse de 4060 BC (Kirkbride, D., 1969, p. 195, datación: K1467, no se ha especificado la edad calibrada (6010+/-120 BP).

La originalidad del monumento de Rawk reside en que reúne en sus cimientos depósitos funerarios y depósitos de carácter votivo. La presencia de una banqueta y de dos losas erguidas muy probablemente hace de este monumento un santuario abierto. Un sondeo al exterior de la construcción hacia el este sacó a luz un bolsón cenizoso contemporáneo (3328-2930 BC a 1 s, PA 2394. ) del monumento que puede constituir un testimonio de rituales practicados exteriormente. Único pero muy fragmentario, el edificio de Rawk aporta un notable cúmulo de informaciones sobre las prácticas funerarias (primarias y secundarias), las técnicas de construcción, la fabricación de herramientas de metal o la escultura, las ofrendas que acompañaban a los difuntos (diente de bóvido, estatuillas, lasca de obsidiana, pendiente, ¿depósito de pigmento?), la circulación de objetos (estatuilla) o materias primas entre el Hadramawt, el Khawlân, el Jawf y las Altas Tierras (granito, obsidiana). Los descubrimientos de estatuillas antropomórficas en varios sitios yemeníes, algunos a más de 400 kilómetros al oeste de nuestro sitio, implican que estos objetos no son propios de los grupos humanos que vivían en el Wâdî ’Idîm. Representan en cambio interpretaciones de representaciones divinas o humanas coherentes pertenecientes a una población que ocupaba, a fines del 4° y comienzos del 3er milenio antes de la era cristiana, las regiones periféricas del Ramlat as-Sabatayn.

Fecha de publicación: 27.03.09

 


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014