• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Yemen - Jawf-Hadramaut

Presentación de la misión: antecedentes y reto científico

por M. Mouton y A. Benoist

Los conocimientos sobre los orígenes de las civilizaciones sudarábigas son aún fragmentarios. El establecimiento del marco cronológico, la inserción de las distintas entidades culturales dentro de la evolución del medio ambiente, la continuidad (o la discontinuidad) entre la protohistoria y las civilizaciones sudarábigas son cuestiones fundamentales para un conocimiento profundo del pasado tanto del Yemen como de las regiones vecinas, ya se trate del conjunto de Arabia o del África oriental. El objetivo del programa realizado en colaboración por investigadores especialistas de la prehistoria, la protohistoria y los recientes períodos preislámicos es resituar a la civilización en su contexto diácrónico y, más generalmente, en el de la evolución del conjunto de la Península arábiga, marco sin el cual no sería posible comprenderla. A su vez, los datos de excepcional calidad de los que se dispone en Yemen pueden arrojar nueva luz sobre la misma.

La comprensión del medio ambiente y sus restricciones es un elemento central dentro de las reflexiones que se están emprendiendo acerca de los modelos de asentamiento durante las diferentes etapas de la historia de Arabia del Sur. Determinando las condiciones climáticas y los paisajes antiguos, es como hemos intentado hallar los rastros de los más antiguos campamentos en el Ramlat as-Sabatayn y en los valles de la meseta del Hadramaut. Observando las redes de irrigación acondicionadas por las más antiguas comunidades de agricultores, y restituyendo su desarrollo en el curso de los siglos, vamos comprendiendo poco a poco la formación de los centros de poblamiento que originaron los ricos reinos antiguos de Arabia del Sur.

Por consiguiente, los trabajos realizados por los diferentes responsables de operaciones en esta misión siempre han dado gran importancia a las problemáticas relativas a la evolución del poblamiento a través de los umbrales cronológicos y culturales. La participación pluridisciplinaria de numerosos laboratorios y las financiaciones con base en un programa aportadas, en particular, por el CNRS, brindan los instrumentos para una amplia reflexión sobre la Prehistoria y la Historia antigua de Arabia del Sur.

1. Breve reseña histórica de la misión

En primer lugar nuestro equipo trabajó, a partir de 1988 (primera visita en 1986), en la región del Wâdî al-Jawf. Estas investigaciones llevadas a cabo en cooperación con la misión arqueológica italiana en Yemen, culminaron en la reconstitución de la red hidrográfica antigua de la parte central de las tierras bajas de Yemen.

Entre 1991 y 1993, se llevaron a cabo prospecciones en valles circundantes del desierto central, el Ramlat as-Sabbatayn, que suministraron una importante documentación para el estudio de los grupos móviles protohistóricos y la formación de los primeros centros sedentarios. Pero por razones vinculadas a los acontecimientos políticos del año 1994 en Yemen, estos trabajos fueron interrumpidos. El minado del sitio de Bi’ r Hamad nos privaba de toda posibilidad de trabajar sobre un territorio y un conjunto de vestigios culturalmente coherentes.

Nuestro equipo se vio entonces fraccionado en operaciones no concertadas, a la espera de una posible remoción de minas. De 1995 a 1997 se llevó a cabo una operación de excavaciones en el centro sudarábigo de Qâni, sobre el litoral del Océano Índico, en colaboración con la Misión arqueológica rusa dirigida por A. Sedov.

Paralelamente, se realizaron estudios sobre el clima y el medio ambiente en el Ramlat as-Sabbatayn, a partir de sondeos y extracciones en los paleolagos que surcan el curso del río fósil Jawf-Hadramaut.

Luego se consagraron varias campañas de exploración y excavaciones a las necrópolis megalíticas de Ruwaiq y Jidran, en las marcas septentrionales del Ramlat as-Sabbatayn. En 1999, ante la imposibilidad de reanudar los trabajos en Bir Hamad, en la desembocadura occidental del Hadramaut, el conjunto de los miembros de la misión se concentró en una prospección de la región nororiental del Hadramaut, prácticamente inexplorada hasta entonces.

Desde el año 2000, un programa pluridisciplinario reúne en este terreno a equipos que trabajan sobre el poblamiento en el Holoceno, los hábitats y las sepulturas de la Edad del Bronce, y la puesta en cultivo de los valles en relación con la formación de poblados y de un centro sudarábigo en el curso del 1er milenio antes de nuestra era.

2. Principales conocimientos adquiridos a partir de las operaciones anteriores

Las prospecciones llevadas a cabo entre 1988 y 1992 en la región del Wâdî al-Jawf, en cooperación con la misión arqueológica italiana en Yemen, culminaron en la formulación de una hipótesis estructurante, respecto de la prehistoria reciente (M. - L. Inizan, S. Cleuziou, B. Marcolongo). La actual región dunar no es, como implícitamente fue admitido por largo tiempo, una cuenca endorreica adonde vendrían a perderse los ríos temporales resultantes de las lluvias de monzón sobre las altas tierras, sino una extensa cuenca-vertiente asociada a un sistema hidrográfico continuo que une el curso de los actuales Wâdî al-Jawf y Wâdî Hadramaut, que funcionó por última vez en la fase húmeda del Holoceno medio, hacia el 7000-4000 A. C.

Ulteriormente, varias depresiones lacustres fueron ampliamente estudiadas por equipos de prehistoriadores (M. - L. Inizan) y nuestro equipo que trabajaba sobre el paleoambiente
(A.-M. Lézine, J.-F. Saliège), efectuando en ellas análisis sedimentológicos, palinológicos e isotópicos (datación). Se tomaron más de 300 muestras en 5 sectores diferentes con el fin de definir la edad de los depósitos, el tipo de vegetación y el clima asociado. Pudo extraerse una fauna fosilizada en superficie totalmente inédita en Arabia (por ejemplo caballos). Se obtuvieron medidas 14C clásicas, que demuestran que los sedimentos holocenos de al-Hawa datan de entre 8700 y 7200 BP. La composición isotópica (d18O y d13C) de los carbonatos, análisis de granulometría, análisis de minerales arcillosos, y análisis palinológicos permiten evidenciar las fases de expansión lacustre. Interpretamos los datos en su conjunto como el registro continental del máximo húmedo vinculado al refuerzo del monzón indio de verano en el Holoceno antiguo. De un modo general, estos trabajos permitieron documentar el episodio lacustre holoceno descrito en el Rub Al-Khali, definir con precisión sus etapas y estudiar la respuesta de los ecosistemas del cambio climático al cual está vinculado.

El desarrollo de una ocupación de la Edad del Bronce en la cuenca del Jawf-Hadramaut así como en las altas tierras de la región del Khawlan se han reconocido desde hace poco más de quince años. S. Cleuziou, M.L. Inizan y B. Marcolongo han descrito los establecimientos de esta época explorados en los años 1987-1990, evidenciando la importancia del sistema fluvial fósil de Jawf-Hadramaut en las lógicas de implantación de los establecimientos. Las prospecciones de 1992-1993 en los lados norte y sur del Ramlat as-Sab’atayn demostraron que las concentraciones de sitios previamente identificados en el wadi Hirab no constituían una excepción: en efecto, se encontraron sitios muy extendidos, en particular en la zona de al-Abr y del Jebel Aththaniyah.

01 200-6

A partir de 1998, se prestó especial atención a los monumentos megalíticos con la integración en el equipo de F. Braemer y T. Steimer. Se descubrió un sitio que abarcaba más de un centenar de monumentos en el Jebel Kahlan. Pero en el Jebel Ruwaik, macizo de arenisca de 13 x 5 km, al norte del Ramlat as-Sab’atayn, es donde se concentraron los trabajos de la misión. En total, la necrópolis abarca allí más de 2000 monumentos. En 1999, se descubrió y se exploró una necrópolis del mismo tipo en Jidran, a una veintena de km al sur. Este conjunto constituye una de las más grandes necrópolis conocidas de Arabia (4º-3er milenio).

Las prospecciones llevadas a cabo entre 1991 y 1993 en los valles del wadi Markha y de la desembocadura del Hadramaut, proporcionaron una abundante documentación, a partir de la cual M. Mouton propuso un modelo de evolución del poblamiento antiguo en función del desarrollo de los territorios agrícolas relacionado con el control de los flujos de escurrimiento estacionales.

En el sitio costero de Bi’ r Ali, la antigua Qâni, principal puerto exportador de hierbas aromáticas en la Antigüedad, las excavaciones efectuadas por M. Mouton fueron completadas por el estudio geomorfológico realizado por P. Sanlaville (CNRS/Maison de l’Orient), el relevamiento de la ciudad efectuado por J. Suire (CNRS/París) y la exploración submarina de B. Davidde (IsMEO). Se elaboró un plano de la ciudad, totalmente diferente del conocido hasta entonces, que muestra claramente la elección de un promontorio en posición insular aún en la Antigüedad, rodeado de un manglar y bordeado por dos playas una sola de las cuales servía de fondeadero para los barcos del gran comercio.

02 580

3. Trabajos de la misión en el Hadramaut oriental desde 1999

A finales de los años noventa, las investigaciones del conjunto de los equipos que forman la misión Jawf-Hadramaut se desplazaron al Hadramaut oriental. Una prospección realizada en 1999 en esta región condujo al equipo a elegir la región de Makaynûn, a unos 40 km al este de Tarim como terreno privilegiado de investigaciones: en un radio de 100 kilómetros ofrece una documentación que cubre el conjunto de los períodos que van de la prehistoria a la época sudarábiga.

La prehistoria del Hadramaut oriental se documentó por medio de prospecciones y excavaciones realizadas bajo la dirección de P. Bodu y R. Crassard en ciertos valles afluentes del Masîla (Wâdi al Khûn, wâdi Sokhora, Wâdi’Arda, wâdi Sa’ar, wâdi Washa), donde han podido localizarse numerosos yacimientos pleistocenos y holocenos.

-  Para más detalles, ver rúbrica 2: Prehistoria del Hadramaut y las subrúbricas asociadas.

La protohistoria fue abordada por una prospección efectuada bajo la dirección de Franck Braemer y Tara Steimer en la meseta del Jawl, al norte del wâdî Masîla, principalmente en el wâdî Washa. El objetivo consistía en observar la relación entre estructuras de hábitat y estructuras funerarias de este período, establecer una tipología de las mismas basada en la arquitectura y el modo de implantación de las estructuras, y datar los principales tipos definidos por medio de sondeos. Por otra parte, una excavación de salvamento realizada bajo la dirección de Tara Steimer a pedido del Departamento de Antigüedades en el sitio de Rawk, en el wâdî ‘Idim permitió documentar los ritos de culto de una comunidad del 4º milenio A.C. Ahora ya se han finalizado estos trabajos y se encuentran en fase de publicación.

El período sudarábigo es abordado a partir del estudio del sitio urbano de Makaynûn y su territorio, por medio de prospecciones realizadas por M. Mouton y O. Barge, y de excavaciones dirigidas por A. Benoist y J. Schiettecatte. Estos trabajos, que van acompañados de un estudio medioambiental realizado en las inmediaciones del sitio por J.- P. Bravard y
J.-F. Berger permitieron poner en evidencia el papel determinante del control y el desarrollo de una red de irrigación centralizada en la formación del centro urbano.

-  Ver rúbrica 3: Excavaciones del sitio urbano de Makaynûn y las subrúbricas asociadas, y ver rúbrica 4: la ciudad y sus tierras

 

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014