Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Las colinas Tugen (Distrito de Baringo, Kenia)

Situadas en la región central de Kenia, las Colinas Tugen están constituidas por bloques caídos en los fondos del Valle Grande del Rift Gregory.

En las depresiones tectónicas así formadas, se acumularon depósitos cuya edad se escalona entre 16 Ma y el Actual.

En 2000, la Formación de Lukeino, cuya datación remonta a 6 millones de años, suministraba los restos de un homínido bípedo, Orrorin tugenensis, que venían a trastrocar los conceptos sobre nuestros lejanos orígenes.

Sobre esta formación geológica es donde se concentraron nuestros esfuerzos, recompensados por el descubrimiento de una forma cercana al gorila en el sitio de Kapsomin.

Geología

La secuencia casi ininterrumpida de las colinas Tugen se escalona de 16.5 Ma al Actual y representa la sucesión más completa conocida en África para el período representado (Fig. 31).

Illust: Fig. 31: datacones, 187.4 ko, 400x455
Fig. 31: datacones de la Formación de Lukeino

Paleontología

Illust: Fig. 35: defensa de, 45.4 ko, 152x200
Fig. 35: defensa de hipopótamo

En la Formación de Lukeino (Fig. 35) se pudo recolectar una fauna rica y muy diversificada: abundantes Bovidae (impalas, cefalofos, Tragelaphini), Tragulidae, damanes arborícolas, Cercopithecidae (Colobinae), Galagidae, roedores, Leporidae, numerosos carnívoros incluyendo civetas arborícolas, Suidae, Rhinocerotidae, Hippopotamidae, pájaros y cocodrilos. En Cheboit, el yacimiento que proporcionó el primer diente de homínido de la formación en 1974, hemos hallado un nuevo Chalicotheriidae entre la fauna clásica de Lukeino.

Paleontología humana

Homínidos

Tras el primer descubrimiento en 1974 por M. Pickford de un molar inferior de un Homínido en la Formación de Lukeino en Cheboit, lógicamente los trabajos comenzaron en esta formación donde en el otoño del 2000 se pondrían al descubierto en otros 3 yacimientos (Kapsomin, Aragai, Kapcheberek) los restos de un primer homínido bípedo datados en 6 Ma.

La mandíbula de Orrorin tiene un cuerpo bastante alto (carácter primitivo) y no presenta diastema. Los molares más bien pequeños y cuadrangulares se hallan recubiertos de un espeso esmalte y la unión esmalte-dentina es más bien plana. Los premolares muestran raíces desfasadas como entre los simios, y el canino, de tamaño modesto, también hace recordar al de los simios. Sin embargo, los caracteres de los premolares y caninos no son caracteres de chimpancés, sino más bien caracteres heredados de sus antepasados miocénicos que ya presentan estas características. El incisivo inferior, por su parte, parece más cercano al de los homínidos.

Los restos del esqueleto indican adaptaciones tanto a la bipedia, como a la dimensión arborícola. La bipedia se deduce de la morfología del cuello femoral, su alargamiento, la distribución de las corticales (mayor espesor en la base del cuello, menor en la parte superior), las inserciones musculares de los glúteos y del obturador externo, la orientación de la cabeza femoral (Fig. 37).

Illust: Fig. 37: comparación, 95.7 ko, 400x340
Fig. 37: comparación de un fémur de Orrorin tugenensis (derecha) con el de un chimpancé (A: vista posterior, B: vista anterior)

Simios

En los niveles del Mioceno medio de la Formación de Ngorora (12,5 Ma), fue puesta al descubierto un molar morfológicamente próximo al del chimpancé (Fig. 38). La semejanza con los Driopitecos europeos (alrededor de 9 a 11 Ma) indica que estos últimos probablemente no son antepasados de los hominoides africanos, sino, al contrario, sus descendientes. En el sitio de Kapsomin, recientemente se descubrieron un incisivo superior y un fragmento de molar inferior que recuerdan a los del gorila actual (Fig. 39).

Illust: Fig. 39: diente (...), 113.2 ko, 400x419
Fig. 39: diente incisivo (al centro) de Kapsomin

Paleoambiente

La Formación de Lukeino se depositó en un medio húmedo como lo prueban los restos fáunicos que abarcan hiemoscos acuáticos, civetas de palmeras, murciélagos frugívoros, damanes arborícolas, muy numerosos colobos e impalas. Estas faunas permiten deducir un medio más bien arbolado y húmedo. La presencia del bosque se ve confirmada por restos vegetales muy bien conservados en diatomitas. En particular, algunas de las hojas, que están siendo objeto de determinación precisa, presentan grandes tamaños, del orden de unos 10 cm y puntas de goteo muy nítidas. También presentan amplia diversidad con cerca de 15 tipos identificables. Por último, los grandes depósitos de suelos fósiles rubificados en los niveles superiores de la Formación de Lukeino indican un medio caliente y húmedo. De donde se desprende que los primeros bípedos no se encontraban asociados a medios secos.

Además, numerosos bloques calcáreos con algas petrificadas presentes en la Formación indican que había fuentes calientes en el medio, como lo atestigua la fina película de caliza bacteriana que recubre a ciertos especímenes mamalianos (Homínidos incluidos). El medio ambiente a los 6 Ma en las Colinas Tugen debía ser poco diferente del que se observa hoy en la región del lago Bogoria en Kenia: los acantilados debían ser menos altos y los bordes del lago más boscosos (Fig. 42).

Illust: Fig. 42, 94.1 ko, 400x259
Fig. 42

Tafonomía

En Kapsomin, numerosos fósiles presentan rastros de depredación indicando que un felino de gran tamaño habría sido responsable de la concentración de los huesos. El único felino moderno que mata a su presa llevándosela a rincones privilegiados es el leopardo. Este último transporta presas de tamaño mediano como los antílopes a los árboles adonde los conserva para devorarlos más tarde. De vez en cuando caen pedazos al suelo, donde los devoran o se apoderan de ellos las hienas y los chacales. Pero si caen al agua, tienen entonces mayores probabilidades de ser conservados y es así como se encuentran los huesos fosilizados, en Kapsomin en particular. Un posible escenario explicativo es la presencia de un árbol sobre un acantilado bajo de basalto al pie del cual había aguas poco profundas; un leopardo o una forma cercana ocultó su presa en el árbol y, de vez en cuando, caían pedazos al agua, donde fueron perfectamente preservados. En otros momentos, el nivel de agua disminuyó y cayeron pedazos sobre la tierra seca donde se vieron sometidos a los estragos de los buitres, la desecación (la mandíbula de Homínido está fisurada al igual que las de los Bovidae) y el pisoteo o una vez más fueron acarreados.

Museología

Dentro del marco de la colaboración con el Community Museum of Kenya, se creó un museo en asociación con el Museo Nacional de Historia Natural, el MAE y varios patrocinadores locales (Banco Crédit Agricole IndoSuez, Bamburi Cement, Comercial Bank of Kenya, la Embajada de Francia en Nairobi, Michelin). Situado en Kipsaraman, a 6 km de los sitios fosilíferos, está consagrado a la protección del patrimonio actual y fósil. Se divide en dos grandes partes: una consagrada a la protección de la biodiversidad actual (presentada bajo la forma de paneles, esta parte fue proporcionada por el Museo Nacional de Historia Natural en París); en la otra se presenta la historia geológica y paleontológica de la región haciendo referencia a las leyendas locales. Lo visitan las escuelas, los estudiantes de la Universidad de Eldoret y los turistas. Constituye una base de información y educación para la gente del lugar (Fig. 43).

Illust: Fig. 43: muséo de, 244.1 ko, 400x504
Fig. 43: muséo de Kipsaraman

Fecha de publicación: 25.03.09

 


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014