Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Los hábitats: Las investigaciones y los descubrimientos

Illust: Hábitat 2, niveles, 65.2 ko, 200x133
Hábitat 2, niveles Kerma medio

Se han descubierto cerca de una veintena de hábitats. En cambio, los cementerios parecen implantarse preferentemente en la franja desértica, en el límite oriental de la concesión; y hasta ahora no se ha identificado ningún cementerio de la fase tardía.

Las campañas se desarrollaron anualmente cada invierno entre 1994 y 2002. La excavación abarcó esencialmente el despeje de dos aldeas: el hábitat 1 permitió estudiar un sitio agrícola: urbanismo, casas, organización social y económica de la aldea. El hábitat 2, a orillas de un antiguo brazo del Nilo, es excepcional por su arquitectura que combina arquitectura de barro, madera, ladrillos crudos y de barro cocido, y por su función, puesto que probablemente se trata de un centro de almacenamiento o de un relevo comercial. Ambos aportan numerosas informaciones sobre sus relaciones con la capital y el mundo exterior.

El hábitat 1 pertenece a la línea de ocupación más antigua, en un medio ambiente todavía húmedo, entre dos brazos de agua. Actualmente ha quedado reducido a una leve eminencia de 150 x 80 m, en medio de los cultivos. La erosión eólica predominante del viento del norte trajo aparejada la desaparición de las capas arqueológicas más recientes en la parte septentrional del sitio, haciendo aflorar las capas más antiguas, lo que facilitó el acceso al hábitat del 3er milenio. Habiendo sido recortado el contorno por los cultivos modernos y el tránsito automotor, ya nada queda de un eventual recinto.

De su fundación antes de la época Kerma, se saben pocas cosas. En el Kerma antiguo (hacia 2400-2000 A.C.), la aldea estaba constituida por chozas circulares de materiales ligeros; de 4 a 6 m de diámetro, podían ser de doble muro y el tejado se apoyaba sobre dos postes centrales. También fue despejado un edificio rectangular. Subsistía poco material de esta fase, caracterizada por una producción de cerámica fina muy hermosa. Tradicionalmente la cerámica kerma es roja con borde negro, modelada y decorada de incisiones y/o impresiones geométricas extremadamente variadas. La cerámica del Kerma antiguo, esencialmente de cuencos, está decorada ya sea sobre toda la superficie, o con motivos confinados bajo el labio: rombos, trazos, punteados...

Illust: Hábitat 2, niveles, 61.7 ko, 200x133
Hábitat 2, niveles Kerma clásico

Al inicio del Kerma medio (hacia 2000-1750 A.C.) aparecen las primeras estructuras de ladrillos crudos, cuyo plano durará hasta el final de Kerma: pequeñas unidades cuadrangulares, de 4 a 6 m de lado, compuestas de una única pieza o de una sala principal y una cocina. Una de las estructuras podía ser un lugar de culto ya que el suelo estaba pintado al ocre rojo y la puerta cuidadosamente sellada.

En el Kerma clásico (hacia 1750-1550 A.C.), el plano se ve modificado. Vastas granjas se suceden a lo largo de una vía principal. Las unidades son extensas, de más 20 m de lado: poseen un patio central y las piezas de habitación y trabajo están dispuestas perimetralmente, con la cocina y las instalaciones agrícolas y artesanales, hornos, reservas, refugios para animales; estas actividades se desarrollaban en parte en el patio bajo tejadillos. Las casas se construyen con ladrillos crudos; mediante pilares embebidos se reforzaban las paredes muy finas. Umbrales y montantes de puertas podían ser de ladrillos cocidos. Estas moradas no dejan de recordar las casas actuales de la región con las cuales presentan numerosas semejanzas, tanto en la arquitectura como en el destino de las piezas. Las chozas no están abandonadas; varias fueron despejadas en las cercanías de los grandes edificios de ladrillos.

El material es variado: numerosas piedras de afilar y trituradoras, percutores y paletas; las herramientas líticas esencialmente son de cuarzo, pero también hay hachas de piedra fina de diferentes formas. Los crisoles son la prueba del trabajo local de un metal cuproso. El material óseo es de muy buena calidad, esencialmente leznas y punzones, y pulidores. Los ornamentos corporales se fabricaban en parte en el lugar, en particular, las perlas talladas en las cáscaras de huevo de avestruz.

En el Kerma reciente, todas estas residencias son destruidas, a veces violentamente, fenómeno quizá relacionado con el paso de los ejércitos egipcios. Tras nivelación, son sustituidas por pequeñas unidades cuadrangulares, dispersas en toda la superficie, sin orden aparente.

El segundo hábitat excavado, y completado en 2006, es de un tipo completamente diferente. Se trata pues de un lugar de almacenamiento, probable relevo comercial entre la capital y el Sur. Al inicio, en el Kerma medio, la función de la aldea es agrícola: algunas chozas están rodeadas de empalizadas y están cerca de graneros circulares, rodeados o no de una hilera de pilotes. Luego aparecen edificios de ladrillos crudos, así como el primer ejemplo de un modelo arquitectónico que será ampliamente imitado. Es un granero cuadrangular construido con barro sobre cimientos de piedras.

Illust: Sello, 43.1 ko, 150x108
Sello

En el Kerma clásico, el centro del establecimiento estará ocupado por un edificio de ladrillos crudos, de un tipo excepcional, probable residencia o sede de una administración: un edificio con cuatro piezas pavimentadas de ladrillos, a uno y otro lado de un corredor. El mobiliario puesto al descubierto es de calidad: vajilla de mesa, jarras de almacenamiento, vajilla de alabastro, empuñaduras de daga de marfil, herramientas de hueso, perlas... Alrededor se elevan cerca de una veintena de graneros o almacenes de todos los tamaños, cuyos pilares de piedra de basamento hemos hallado. Estaban vacíos, pero hay sellos e impresiones de sellos, tanto egipcios como kerma, que atestiguan la importancia de los intercambios y la actividad comercial que se desarrollaban en este lugar.

Illust: Figurillas animales, 56.3 ko, 150x107
Figurillas animales

Al final del Kerma clásico, la aldea es incendiada y destruida varias veces. En los comienzos del Imperio Nuevo, volverá a ser ocupada por una población rural muy egipcianizada; en ella se instalarán varios talleres (alfarería, bronce, panaderías) antes de un abandono definitivo. Si bien la aldea ha perdido su función comercial, la importancia del ganado se trasluce aún en los centenares de figurillas animales de terracota que representan a una manada ideal.


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014