Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

El reto científico

Tras encararse inicialmente como excavación de salvamento, ante el interés y la antigüedad de los primeros vestigios descubiertos se extendieron las investigaciones: no sólo el sitio había estado ocupado durante cerca de un milenio, sino que apenas era uno entre una cadena de hábitats escalonados a lo largo del Ouadi el-Khowi y/o dispersos al oeste de este último.

Este descubrimiento nos condujo a lanzar un estudio sobre las condiciones geográficas antiguas, el paleoambiente y el paisaje antiguos: las condiciones climáticas e hidrológicas, las variaciones y desplazamientos del curso del Nilo... y ello en colaboración con las misiones extranjeras vecinas (Misión de la Universidad de Ginebra en Kerma, Misión de la Sudan Archaeological Society, Misión de la Universidad de California, Misión del Royal Ontario Museum, Sección Francesa ante el Servicio de Antigüedades del Sudán).

Completan este estudio la exploración de la región y la elaboración de un mapa arqueológico, el análisis y la datación de los hábitats rurales, con el despeje completo de los más significativos.

Por otra parte, aunque la cultura Kerma es relativamente bien conocida hasta la conquista del país por los ejércitos egipcios y la derrota de Kerma a principios de la XVIII dinastía (hacia 1550 A.C.), aún no se sabe prácticamente nada sobre el período que le sucedió, caracterizado por una muy rápida aculturación de las poblaciones en el Kerma reciente. Esta es la razón por la que, por primera vez, se destina un esfuerzo particular a este período, en particular, en lo que hace a la producción de cerámica.

El paleoambiente y los paisajes antiguos.

Este programa se realizó en colaboración con el Istituto di Geologia applicata -CNR de la Universidad de Padua (Dr. Bruno Marcolongo) y la Misión Arqueológica de la Universidad de Ginebra en Kerma (Dr. Charles Bonnet), con el fin de integrar el sector de Gism el-Arba dentro de un más amplio contexto geográfico, desde el cambio de dirección del curso del Nilo en Debba hasta la tercera catarata río abajo, y reconstruir la dinámica del Nilo en el cuaternario. La región es muy rica en rasgos paleohidrológicos, en particular la orilla derecha donde se sitúa Gism el-Arba.

Se reconocieron cuatro cursos principales, unos de ellos al oeste del Nilo de hoy. La fase árida actual comenzó hacia 2000 A.C. y estuvo precedida por una fase húmeda en el holoceno inicial y medio (9000 - 2000 A.C.). Hoy día, el Nilo, de 600 a 800 m de anchura, se divide en varios brazos: lo comparten grandes islas, relativamente estables, habitadas y cultivadas. El río presenta pues un desplazamiento general del este hacia el oeste, pero las situaciones son localmente más complejas y los brazos secundarios podían irrigarse temporalmente, lo que explica la perennidad de ciertos hábitats. Numerosos paleobrazos presentan clara relación con los yacimientos arqueológicos. Las condiciones permiten pues un desarrollo importante de la agricultura y la ganadería, tal como lo ha confirmado la excavación de los hábitats y las necrópolis.


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014