Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Las investigaciones en curso

Península de Narinda

Illust: Cráneo de Arqueolemur, 38.4 ko, 200x133
Cráneo de Arqueolemur

Antes de la primera misión de reconocimiento de 1997, se conocían solamente las ruinas de un establecimiento musulmán en Nosy Manja. Ulteriormente, las investigaciones permitieron el descubrimiento de 5 sitios con subfósiles y 5 sitios funerarios.

El sitio de Bongo Tsimanindroa suministró la más hermosa de las colecciones de Arqueolemur (un lemúrido subfósil cuyo peso podía superar los 30 kg y que presentaba un modo de vida cercano al de los babuinos al tiempo que se alimentaba a la manera de los geladas de las mesetas etíopes).

El descubrimiento de los sitios de Antsingiavo abrió una nueva vía de investigación posible. En efecto, estos sitios suministraron brechas conteniendo microfauna con lemúridos subfósiles. No hay ninguna duda acerca de la contemporaneidad entre la microfauna y los lemúridos extinguidos. Este descubrimiento es de importancia ya que permite la reconstitución de los paleoambientes. Habitualmente, los subfósiles se descubren reposando sobre el suelo o en sedimentos muebles donde existe una mezcla entre la microfauna actual y pasada.

El sitio de Raulin Zohy suministró restos de un paleopropiteco de unos cincuenta kg (lemúrido que se desplazaba a la manera de los actuales perezosos sudamericanos). Pero el estudio de estas faunas de la península de Narinda muestra la complejidad de la biodiversidad pasada. El Noroeste se diferencia de las otras regiones de Madagascar pero también existen diferencias dentro de esta misma región. Los paleopropitecos de Raulin Zohy son diferentes de los de la cueva de Anjohibe distante menos de un centenar de km pero separada por la gran bahía de la Mahajamba y sus ríos. O sea que ha habido barreras geográficas como en la actualidad.

Los sitios funerarios no carecen de importancia. El sitio de Ambozomena 1 presenta ataúdes de madera bastante bien conservada hasta los ciclones destructores de principios de 2004. Estos ataúdes cuya tapa puede tomar la forma de un casco de piragua a veces están ornados con motivos geométricos. Los difuntos, hombres, mujeres y niños, fueron depositados definitivamente siguiendo reglas (estas prácticas son diferentes de las de la región de Antananarivo donde existe la práctica de retorno de los muertos o Famadihana), dependientes del sexo y los puntos cardinales, estrictamente respetadas. El estudio de este sitio así como los datos históricos y etnológicos permitirían una aproximación con las tradiciones funerarias del grupo Sakalava que se instaló en esta región a principios del siglo XVIII.

Península de Mahajanga

Illust: Nicho con restos de, 60.1 ko, 200x150
Nicho con restos de alfarería
y animales domésticos

Se conocían dos sitios antes de nuestras investigaciones en esta península, las cuevas de Anjohibe y Anjohikely. La cueva de Anjohibe se considera como uno de los lugares turísticos destacados de la Provincia de Mahajanga y presenta una red kárstica de más 4 km. R. Decary señala estas cuevas en 1934 en la Revista de Madagascar. En 1938, indica la presencia de subfósiles: Arqueolemur, Paleopropiteco, Hipopótamos, una gran tortuga (Testudo grandidieri). Estas cuevas de vez en cuando han estado ocupadas por el hombre como lo atestigua la presencia de alfarerías, hogares y restos de cebúes pero también de construcciones. También sirvieron de sepulturas pero estas últimas casi han desaparecido.

Ha habido varias expediciones a la cueva de Anjohibe hasta mediados de los años 90 pero hemos podido descubrir gran número de restos. El MOZEA AKIBA posee ahora la colección más completa de restos de Hippopotamus lemerlei (la más pequeña de las 3 especies malgaches). Anjohibe suministra restos de cebúes subfósiles, un animal mal conocido cuya importancia es determinante para comprender la domesticación del cebú moderno.

La zona de Belobaka, situada a una decena de km de Mahajanga, presenta 5 cuevas clasificadas patrimonio nacional. En todo su contorno hay otras cavidades. Esta zona se explota por su piedra y casi por todas partes aparecen canteras. Una publicación de 1918 de Kaudern informa acerca de una expedición entre 1911 y 1912 en esta zona, y permitió el descubrimiento de subfósiles. Las prospecciones buscan todas las cavidades y los rellenos kársticos. Uno de los puntos de estudio suministró un sedimento con una microfauna que contenía más de un 99% de especies endémicas. Los taxones introducidos, como la rata, serían los primeros de Madagascar, o al menos de la región. El depósito podría datar de un momento muy próximo a la colonización humana o de una etapa de migración en la región.

La zona de Menasaka es una nueva zona de estudio desde finales de 2005. Las investigaciones permitieron descubrir más de una quincena de sitios arqueológicos y/o paleontológicos. Varios sitios pusieron al descubierto brechas con microfauna, entre ellos uno con muy bajo porcentaje de especies no endémicas y que correspondería al principio de la actividad antrópica en esta zona. Varios sitios suministraron alfarerías y también sepulturas. Estas últimas presentan estilos diferentes de los existentes en la península de Narinda.

Conclusión

En pocos años esta región que era prácticamente virgen en sitios con subfósiles o funerarios ha asistido a una explosión de descubrimientos que todavía está en curso de estudio. La zona prospectada sólo representa una pequeña parte de la Provincia de Mahajanga.


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014