• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Egipto - Tanis

Misión francesa de las excavaciones de Tanis

El sitio de Tanis apareció durante siglos bajo la forma de colinas perdidas en medio de tierras inhospitalarias. Fue intensivamente explotado por Pierre Montet a partir de 1929. El excavador tuvo el placer de descubrir las tumbas de varios faraones de las dinastías XXI y XXII. En 1965, después de haberse interrumpido unos años, se reanudaron las excavaciones, siendo conducidas por Jean Yoyotte hasta 1985. Los diversos trabajos de investigación efectuados en Tanis desde 1985 trajeron aparejadas profundas modificaciones en el aspecto general del sitio y en la visión científica que el historiador puede tener de los problemas vinculados a su evolución. La hipótesis que hace de Tanis una Tebas del Norte, réplica concebida a la imagen de la del Alto Egipto, demostró ser especialmente fecunda con el descubrimiento de dos nuevos templos, Amón de Opé al sur y Horus de Mesen en el centro del Tell, así como de nuevos barrios urbanos y de una necrópolis popular muy vasta.

Contexto

Tanis ilustra bien las grandes variaciones que afectaron el nordeste del Delta desde tres milenios. Los montículos de arena originarios se vieron integrados, como consecuencia de modificaciones del régimen de los brazos del Nilo, a terrenos favorables al desarrollo de una ciudad nacida de condiciones económicas, políticas y religiosas mal definidas, pero fundadas sobre rivalidades internas dentro de Egipto vinculadas a las crisis del Imperio Nuevo en su fase final y también sobre la creciente presión de los países del norte y el este en las relaciones internacionales. La ciudad se desarrolló a partir del final de dinastía XX (hacia 1100 A.C.). Bajo la dinastía XXI (1070 a 945 A.C.), pasó a ser la capital de un Egipto que nuevamente quedó librado a las tradicionales divisiones entre el Norte y el Sur. Metrópoli religiosa y funeraria bajo la dinastía XXII, conservó una innegable importancia hasta el final la época ptolemaica, convirtiéndose en sede de un obispado en los comienzos del Egipto cristiano. Durante el transcurso de dicha época, la subsidencia de una parte de las regiones costeras trajo consigo la extensión del lago Menzaleh, la progresión de las aguas saladas y la destrucción del espacio agrícola, con el consiguiente colapso de Tanis. Progresivamente los lugares fueron adquiriendo el aspecto que los visitantes de los siglos XVIII y XIX registraron en sus relatos.

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014