Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Esfuerzos diplomáticos

Un compromiso antiguo y activo

En materia de lucha contra las minas antipersona, Francia ha participado activamente en la evolución del debate sobre dicha problemática en los foros internacionales.

En 1993, Francia solicitó al Secretario General de las Naciones Unidas, depositario del Convenio de 1980 sobre determinadas armas tradicionales, que convocara una Conferencia de Examen para revisar -el 3 de mayo de 1996- el Protocolo II, anexo al Convenio, relativo a las minas, trampas y otros dispositivos, con miras a reforzar las disposiciones (extensión del ámbito de aplicación a los conflictos armados no internacionales, restricciones aún mayores del uso de determinadas minas, medidas para prohibir las transferencias, creación de un dispositivo de cumplimiento de las disposiciones).

-  Cuando, después de abrirse el proceso de Ottawa, hubo que elegir entre el principio de prohibición absoluta de las minas antipersona y el mantenimiento derogatorio del uso de tales armas, Francia eligió el principio de prohibición y participó de manera activa en la elaboración, negociación y adopción del Tratado de Prohibición Total de las Minas Antipersona (en Bruselas, Oslo y Ottawa). Francia es no sólo uno de los protagonistas de la culminación del proceso, sino también uno de los primeros Estados que firmaron el Convenio de Ottawa, el 3 de diciembre de 1997.

-  Por último, Francia participa, desde la firma del Tratado, en las reflexiones y debates sobre la consolidación de la eficacia del Convenio de Ottawa, sobre todo respecto a su universalización, el cumplimiento de sus disposiciones («operatibilidad» del artículo 8) y la asistencia, especialmente a las víctimas.

Apoyo a la universalización y a la aplicación del Convenio de Ottawa

-  Apoyo a la promoción del Convenio de Ottawa.

A escala internacional, el compromiso de Francia en la lucha contra las minas antipersona se traduce desde 1999 por un apoyo activo a los esfuerzos que tienden a favorecer la universalización y la aplicación del Convenio de Ottawa. Estas acciones de promoción cuentan con un intenso respaldo diplomático, tanto en los foros internacionales idóneos como en el marco de la Unión Europea o durante numerosos contactos bilaterales. Además de reiteradas acciones políticas, se han adoptado iniciativas concretas:

  • organización, con Canadá, del Seminario de Bamako (Malí) sobre la universalización y la aplicación del Convenio de Ottawa (febrero de 2001)
  • anuncio, como continuidad del seminario, en asociación con Benin, del proyecto de creación de un centro regional de formación para el desminado, destinado a los responsables y monitores, en la localidad de Ouidah;
  • apoyo al colectivo de ONG, Campaña Internacional para Eliminar las Minas Terrestres (ICBL, Premio Nobel de la Paz de 1997), por sus acciones de comunicación y la publicación del «Observatorio de minas».

-  Participación en el proceso de seguimiento del Convenio de Ottawa.

  • Francia tiene un fuerte compromiso con todas las cuestiones relativas a la aplicación del Convenio de Ottawa. Desde su entrada en vigor, en marzo de 1999, Francia ha tomado responsabilidades en el marco de los trabajos intersesionales de seguimiento del Convenio de Ottawa: copresidencia, con Camboya, del Comité-Permanente sobre Tecnologías de Desminado, de 1999 a 2000; copresidencia, con Colombia, del Comité Permanente de Asistencia a las Víctimas, de septiembre de 2002 a septiembre de 2003; participación en el Comité de Coordinación.
  • En el contexto del proceso, hemos defendido constantemente el multilingüismo y la mayor participación de los países «víctimas».
  • Hemos compartido con Canadá la organización de un debate sobre la mejora del dispositivo de verificación previsto por el Convenio.
  • La primera Conferencia de Examen del Convenio de Ottawa (Nairobi, 29 de noviembre a 3 de diciembre de 2004) será el momento de hacer balance de los cinco años de aplicación del Convenio y permitirá reafirmar e ilustrar el firme compromiso de Francia a favor de la lucha contra las minas antipersona en el mundo. Nos felicitamos por el éxito de este Tratado, pero quedan cosas pendientes. Algunas situaciones particulares crean incertidumbre, como la posición poco comprometida de los principales países productores y usuarios, y el volumen de las existencias mundiales (se calcula que hay más de 200 millones de minas).

Nuestro objeto y nuestra prioridad son, en tal perspectiva, seguir actuando en aras de la aplicación universal del Convenio de Ottawa, y trabajar para que aumente su eficacia, velando por que se preserve su integridad y evitando las fórmulas que puedan llevar a reducir su alcance.


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014