Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Aplicación a escala nacional

A escala nacional, nuestro país ha cumplido rápida y totalmente todas las obligaciones derivadas del Convenio de Ottawa.

Aspectos legislativos y reglamentarios

-  Ratificación del Convenio de Ottawa y transcripción en la legislación nacional

El 1 de julio de 1998, el Parlamento francés votó por unanimidad la Ley de Ratificación del Convenio de Ottawa. Francia depositó el instrumento de ratificación en la Secretaría General de las Naciones Unidas el 23 de julio de 1998. Fue el primero de los cinco Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad en ratificar el Convenio de Ottawa.

La transcripción del Convenio de Ottawa en la legislación nacional se efectuó por el Decreto n° 99-303 de 13 de abril de 1999.

-  Adopción de una ley de aplicación nacional cuyo objetivo es la eliminación de las minas antipersona

Francia es uno de los primeros Estados firmantes del Convenio de Ottawa que adaptó su legislación interna, promulgando una ley de aplicación (n° 98-564) «tendente a eliminar las minas antipersona», de fecha 8 de julio de 1998. Esta ley recuerda el principio de prohibición de la «puesta a punto, fabricación, producción, adquisición, almacenamiento, conservación, oferta, cesión, importación, exportación, transferencia y empleo de minas antipersona» y se propone precisar las modalidades de aplicación de las disposiciones del Convenio de Ottawa en la legislación nacional. Otorga a la Administración los poderes necesarios para reprimir de modo eficaz cualquier infracción al dispositivo del Convenio que se produzca en territorio francés.

Dos decretos precisan algunas de las disposiciones de la Ley de 8 de julio de 1998:

  • Decreto n° 99-357, de 10 de mayo de 1999, en primer lugar, por aplicación del artículo 7 de la Ley. La finalidad de este Decreto es habilitar a agentes del Ministerio de Defensa para que constaten las infracciones cometidas contra las disposiciones de la Ley, así como contra las disposiciones reglamentarias que conlleva su aplicación. Según este Decreto, las personas que pueden estar habilitadas para esta tarea son: los inspectores generales y los inspectores del Ejército, los controladores generales y los controladores del Ejército, los oficiales del Ejército de Tierra, de la Marina Nacional, del Ejército del Aire y de la Gendarmería Nacional titulares de una comandancia y cuyas atribuciones sean las de Jefe de Cuerpo, los ingenieros del armamento. La habilitación es personal.
  • Decreto n° 99-358, de 10 de mayo de 1999, que precisa la disposiciones del artículo 9 de la Ley (ver infra).

-  Creación de una Comisión Nacional para la Eliminación de las Minas Antipersona (CNEMA), prevista en la Ley de 8 de julio de 1998

La ley «tendente a eliminar las minas antipersona», aprobada por el Parlamento el 8 de julio de 1998, contempla en su artículo 9 la creación de una Comisión Nacional para la Eliminación de las Minas Antipersona (CNEMA).

La Comisión se creó por el Decreto n° 99-358, de 10 de mayo de 1999, que precisa las modalidades de nombramiento y reparto de sus miembros, así como su organización y funcionamiento.

  • Funciones de la CNEMA :

El artículo 10 de la Ley de 8 de julio expone las funciones de esta Comisión, cuya competencia es garantizar «el seguimiento de la aplicación de la Ley de 8 de julio de 1998 y de la acción internacional de Francia en materia de asistencia a las víctimas de las minas antipersona y de ayuda al desminado». En el marco de su mandato, la Comisión ha permitido garantizar el cumplimiento de las disposiciones del Convenio de Ottawa con la mayor transparencia, en particular respecto a las operaciones de destrucción de las existencias de minas antipersona, conforme dispone el artículo 4 del Convenio (relativas a la destrucción de las existencias de los Estados firmantes en el plazo de los cuatro años posteriores a la entrada en vigor del Convenio).

La Comisión debe publicar, además, un informe anual sobre la aplicación de la Ley. Este documento presenta un balance exhaustivo de las acciones francesas destinadas a la destrucción de las minas, y formula determinado número de recomendaciones respecto a la política gubernamental en este aspecto.

  • Composición :

La composición de la Comisión Nacional para la Eliminación de las Minas Antipersona, cuya índole innovadora conviene subrayar, se propone instaurar una estrecha colaboración entre la sociedad civil, los parlamentarios y los representantes del Estado. Los miembros de la Comisión se nombran por decreto del Ministro de Asuntos Exteriores.

Doña Brigitte Stern, catedrática de Derecho Internacional, preside la Comisión desde 1999.

Aspectos operativos

-  Medidas unilaterales

En 1986, Francia, que era uno de los países productores de minas, decidió el cese de la exportación. En febrero de 1993, anunció solemnemente una moratoria absoluta de las exportaciones de estas armas, cuya producción suspendió en septiembre de 1995.

-  Cumplimiento por parte de las Fuerzas Armadas francesas

Francia ha dictado sus propias disposiciones para garantizar el cumplimiento estricto ﷓en particular por parte de las Fuerzas Armadas cuando participan en operaciones en otros países﷓ de las obligaciones de prohibición estipuladas por el Convenio de Ottawa (ver la directiva del Jefe del Estado Mayor del Ejército de fecha 12 de noviembre de 1998, que prohíbe que los militares franceses utilicen minas antipersona y que participen en la planificación de operaciones o cualquier otra actividad que implique el uso de estas minas). La CNEMA y las organizaciones no gubernamentales aprobaron la adopción de estas disposiciones.

-  Destrucción de las existencias

En cuanto a las disposiciones del Convenio relativas a la destrucción de las existencias de los Estados firmantes en el plazo de los cuatro años posteriores a la entrada en vigor del Convenio (artículo 4), Francia se impuso el objetivo de terminar las operaciones de destrucción (más de 1,5 millones de unidades) en el año 2000. En realidad, habida cuenta del ritmo de las destrucciones, el objetivo se cumplió el 20 de diciembre de 1999, lo que representa más de tres años de anticipación respecto a la fecha estipulada por el Convenio de Ottawa, y más de un año antes de la fecha límite, prevista en la Ley de 8 de julio de 1998.

-  Nombramiento de un embajador encargado de las acciones de desminado y de la asistencia a las víctimas de las minas antipersona

Desde el 20 de enero de 1999, el Ministro de Asuntos Exteriores encomienda la coordinación de las acciones realizadas por Francia en los ámbitos del desminado y de la asistencia a las víctimas de las minas antipersona a un embajador itinerante: don Samuel de Beauvais hasta julio de 2002 y don Gérard Chesnel desde octubre de 2002.

-  Creación del FSP movilizador «Desminado Humanitario»

En el terreno de la lucha contra las minas antipersona, nuestras acciones están financiadas principalmente con los créditos de la línea presupuestaria VI (subvenciones a inversiones que permiten la creación de programas de desarrollo en el ámbito institucional en uno o varios países miembros de la Zona de Solidaridad Prioritaria), a través del Fondo de Solidaridad Prioritario (FSP) movilizador «Desminado Humanitario», proyecto de interés general de unos 3 millones de euros.

Este instrumento plurianual, creado en diciembre de 1999 y operativo desde esa fecha, se dedica específicamente a las operaciones de eliminación de minas antipersona. Su vigencia termina en diciembre de 2004. Se ha previsto proseguirlo con un nuevo FSP movilizador «Desminado Humanitario», de XXX años y 2 millones de euros, a partir de 2005.

Por otra parte, en 2005 se prevé :

  • crear un nuevo Fondo Nacional de 3 millones de euros con destino a Angola
  • y continuar los programas abiertos en 2004 a efectos del FSP destinado a Mozambique, de 1,17 millones de euros.

La utilización de estos créditos está sujeta a una doble condicionalidad, ya que el instrumento se reserva a los Estados inscritos en la Zona de Solidaridad Prioritaria (ZSP) que hayan ratificado el Convenio de Ottawa y que cumplan sus obligaciones.

Las zonas o países que no estén incluidos en la ZSP (por ejemplo, los Balcanes, el Cáucaso) no pueden incluirse en el FSP, y dependen de los créditos de intervención anuales de la línea presupuestaria IV. Estos créditos autorizan la realización de operaciones puntuales destinadas a todos los países, aunque con fondos más limitados (0,25 millones de euros en 2004).


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014