Control de las armas convencionales

Lucha contra la proliferación ilícita de armas pequeñas y armas ligeras (APAL) y de su munición

Las APAL, cuya definición exacta varía en función de los textos que traten de ellas, son armas de fuego de un calibre inferior a 100mm que puede llevar un único individuo (incluidos cañones, misiles antitanque y antiaéreos portátiles).

Se calcula que hay más de 800 millones de armas pequeñas y ligeras en circulación por todo el mundo, responsables de más de medio millón de muertes al año. También son responsables del 90% de las víctimas de conflictos armados, en su mayoría mujeres y niños.
La proliferación de este tipo de armas sigue alimentando un gran número de conflictos regionales, fomentando el crimen organizado e incitando al terrorismo. Más allá de estos efectos negativos, constituye un factor muy importante de desestabilización y un freno al desarrollo de los Estados más frágiles, sobre todo en África.

A pesar de estos efectos devastadores tanto en el plano humanitario como en el del desarrollo, el comercio lícito o ilícito de APAL en sí no estaba regulado por ninguna norma universal jurídicamente vinculante hasta hace poco tiempo.

Para intentar atajar de forma eficaz y duradera esta plaga, la comunidad internacional en pleno ha reaccionado. Se ha movilizado en Naciones Unidas, en la Unión Europea y en muchas otras organizaciones regionales. Así, a día de hoy existen varias iniciativas sobre el control de transferencias de armas, el marcado de armas, la seguridad de las existencias de armas y munición y la destrucción de excedentes. Sirva de ejemplo la iniciativa internacional lanzada por Francia cuyo objetivo es luchar contra el transporte aéreo ilícito de APAL.

El Tratado sobre el Comercio de Armas, que entró en vigor el 24 de diciembre de 2014, incluye en su ámbito de aplicación las APAL. Así, la comunidad internacional dispone ahora de un instrumento vinculante para regular mejor las transferencias de armas pequeñas (para más detallas, consulte el apartado «regulación del comercio de armas»).

La acción de Naciones Unidas

El Programa de acción para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos (PoA), adoptado por consenso en la Conferencia de Naciones Unidas sobre las Armas Pequeñas y Ligeras de julio de 2001, proporciona el marco general de todas las iniciativas internacionales y regionales. Incluye una serie de compromisos no vinculantes que prevén:

  • en el plano nacional, una mejora del control de la producción, la exportación, la importación, el tránsito o la reexpedición de las armas pequeñas y ligeras;
  • en el plano regional, la adopción de moratorias sobre la transferencia y fabricación de APAL en las regiones afectadas, y de programas de acción regionales para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito;
  • en el plano internacional, incitar a aumentar la capacidad de los Estados para cooperar en la detección y la localización de manera oportuna y fiable de las armas pequeñas y ligeras ilícitas (rastreo), y la elaboración de una posición común sobre las principales cuestiones relacionadas con las actividades de los intermediarios en el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras. El instrumento internacional para el rastreo de armas pequeñas y ligeras, adoptado en 2005, del que es promotor Francia junto con Suiza, ha venido a reforzar el marco de la ONU en la lucha contra la proliferación de este tipo de armas.

La segunda conferencia de examen del PoA se celebró en Nueva York entre el 27 de agosto y el 14 de septiembre de 2012. En aquella ocasión, los Estados miembros reafirmaron su compromiso para aplicar de forma integral el Programa de Acción y reforzar la cooperación y la ayuda entre países. Además, instauraron un mecanismo de seguimiento para el ciclo preparatorio de la próxima conferencia de examen que se celebrará en 2018.

La acción de la Unión Europea

La Unión Europea ha adoptado varios textos enfocados a luchar contra la proliferación ilícita de APAL:

Una Acción Común, adoptada por el Consejo en 2002, sobre la contribución de la UE para combatir la acumulación desestabilizadora y la proliferación de armas ligeras y de pequeño calibre.

Una Posición Común sobre el control del corretaje de armas, en 2003, que se aplica a las APAL, entre otras armas. Su objetivo es evitar que se eluda el cumplimiento de los embargos multilaterales. Para ello prevé, concretamente, disposiciones específicas para la autorización de los corredores, la conservación de datos sobre las transacciones y el intercambio de información entre Estados miembros sobre las transferencias autorizadas.

La Estrategia de la Unión Europea contra la acumulación y el tráfico ilícitos de armas pequeñas y ligeras y de sus municiones, adoptada por el Consejo Europeo en 2005, subraya la importancia de la lucha contra la proliferación ilícita de APAL en la prevención de conflictos. Pone el foco en dos zonas concretas: Europa Oriental (con el problema de las existencias) y África (continente receptor). La estrategia recuerda todos los instrumentos europeos disponibles y establece un plan de acción:

  • elaboración de mecanismos de intercambio de información sobre las redes de tráfico de APAL, en particular en el marco del seguimiento de los embargos (Naciones Unidas, Unión Europea), incluso mediante un refuerzo del control europeo del transporte aéreo ilícito de APAL;
  • desarrollo de la cooperación con las organizaciones regionales africanas (CEDEAO, SADC, CEEAC) para reforzar sus capacidades de control fronterizo;
  • inclusión de la lucha contra el tráfico ilícito de APAL en el orden del día de los diálogos políticos y en los planes de acción de la Unión Europea con sus socios. Así, se ha añadido, por iniciativa de Francia, una cláusula sobre las APAL a las cláusulas políticas en las negociaciones de acuerdos de la UE con terceros países.La aplicación de esta estrategia se ha traducido en numerosas acciones de campo desde 2005, que han adoptado, principalmente, dos formas:
  • Por una parte, un apoyo técnico y financiero a las organizaciones internacionales y regionales que trabajan en la lucha contra la proliferación de APAL: apoyo a la aplicación de la Plataforma de Acción de Naciones Unidas; apoyo a las conferencias de negociación del Tratado sobre el Comercio de Armas, a su entrada en vigor y a su aplicación efectiva; creación de una diálogo UE/África/China sobre el control de armas pequeñas.
  • Por otra parte, iniciativas específicas para reforzar las capacidades operativas e institucionales nacionales o regionales: varias decisiones del Consejo sobre acciones en el África Subsahariana, en Centroamérica, en el Norte de África (Libia), en Europa Central y Oriental y en el Sudeste Asiático.

Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)

La OSCE ha desarrollado una acción normativa destacada y ejemplar, con la elaboración de un conjunto completo de programas de acción y de manuales de buenas prácticas en la que ha participado ampliamente Francia.

Sirvan de ejemplo:

  • El Manual de mejores prácticas en materia de armas pequeñas y armas ligeras (2003);
  • los Principios sobre el control del corretaje de APAL (2004);
  • el Documento sobre Existencias de Munición Convencional (2003);
  • las Mejores prácticas para evitar las transferencias desestabilizadoras de armas pequeñas y armas ligeras mediante el transporte aéreo (2008). El otro apartado se ocupa de la acción de campo, mediante la gestión y la destrucción de existencias de munición y la ayuda al desarrollo de los intercambios de información entre los Estados miembros.

Otras organizaciones regionales

Son varias las iniciativas regionales destinadas a luchar contra el tráfico de armas ligeras que se han iniciado, sobre todo en el África Subsahariana (Protocolo de Nairobi, Protocolo sobre las Armas de Fuego en la Comunidad de Desarrollo de África Austral (CDAA), Convención de Kinshasa (CEDEAO), Convención de la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC)) y en Sudamérica (Convención Interamericana de la OEA).

El Registro de Armas Convencionales de Naciones Unidas

La Asamblea General de las Naciones Unidas creó en 1992 el Registro de Armas Convencionales para asegurar una mayor transparencia en las transferencias de armas convencionales y reforzar la confianza y la seguridad entre Estados.

Prevé que los gobiernos informen voluntariamente de sus exportaciones e importaciones de armas divididas en siete grandes categorías: carros de combate, vehículos blindados de combate, sistemas de artillería de gran calibre, aviones de combate, helicópteros de ataque, buques de guerra (incluidos los submarinos), misiles y lanzadores de misiles (incluidos los sistemas portátiles de defensa aérea de corto alcance).

Cada año, Naciones Unidas recopila y publica de forma oficial y abierta al público los datos transmitidos por los Estados. Cabe destacar que desde que se creó el registro en 1993, más de 170 Estados han comunicado datos por lo menos una vez.

En el marco de la negociación sobre el proyecto de Tratado sobre el Comercio de Armas, el Registro de Naciones Unidas fue citado por muchos Estados como posible base de referencia para el ámbito de aplicación de dicho tratado, añadiendo las armas pequeñas y armas ligeras.

Se trata de un instrumento vivo. Se organizan reuniones trienales para evaluar la actualización del registro y proponer posibles modificaciones y mejoras.

Posición de Francia

Cada año, Francia informa a la Secretaría General de Naciones Unidas sobre sus exportaciones, sus importaciones, las dotaciones de sus fuerzas armadas y las compras relacionadas con la producción nacional de armas más importantes. Además, estos datos también están disponibles en el informe anual sobre las exportaciones de armas remitido al Parlamento que es una muestra del gran esfuerzo de transparencia de Francia con respecto a la sociedad civil y a la comunidad internacional.

Francia apoya activamente que se añada al registro una nueva categoría sobre las armas pequeñas y armas ligeras (APAL). A este respecto, hay que decir que Francia envía de forma voluntaria a Naciones Unidas desde 2008 los datos sobre sus exportaciones e importaciones de APAL.

Francia también sigue trabajando en pos de la universalización del registro, para que la participación de los Estados siga mejorando, y en pos de la mejora de la presentación de los datos enviados por los Estados.

Textos de referencia:

Enlaces útiles:

Actualización: noviembre de 2014

MAPA DEL SITIO