Desarme – 20º Aniversario de la Convención de Ottawa (18 de septiembre de 2017)

La adopción de la Convención de Ottawa sobre la Prohibición de Minas Antipersonal, hace veinte años, marcó una etapa esencial en el camino de la eliminación de esta arma que provoca daños humanos considerables durante y después de los conflictos, además de obstaculizar el desarrollo. Este texto establece una norma clara y sencilla de prohibición total del uso, del perfeccionamiento, de la producción, del almacenamiento y de la transferencia de minas antipersonal.

Desde su entrada en vigor en 1999, la Convención de Ottawa cuenta ya con 162 Estados parte. El empleo de minas antipersonal y el número de víctimas están disminuyendo. La Convención también ha permitido avances considerables en materia de reducción de la producción, de descontaminación de los territorios y de sensibilización de la población así como de los gobiernos. De esta forma, en veinte años, más de 49 millones de minas han sido destruidas.

Francia se abocó a poner en marcha este texto lo más rápidamente posible, en particular al haber procedido a la destrucción total de sus reservas en 1999 y a la descontaminación de su territorio en 2008. Actualmente, Francia trabaja activamente en la universalización de la Convención de Ottawa y hace un llamado a los Estados que aún no se han sumado a que lo hagan. Asimismo, consagramos cada año, en beneficio de los países afectados, fondos importantes para actividades de asistencia y de cooperación, en especial en materia de formación para el desminado.

MAPA DEL SITIO