Lucha contra la trata de seres humanos

Francia y la lucha contra la trata de seres humanos

Elementos básicos

Según Naciones Unidas y el Consejo de Europa, la trata de seres humanos es el tercer tipo de tráfico más lucrativo en el mundo por detrás del narcotráfico y de la falsificación. Se cree que la trata genera unos beneficios de 32.000 millones de dólares anuales.

Se calcula también que el número de personas captadas y explotadas en todo el mundo cada año asciende a 2,5 millones de personas, esencialmente mujeres y niños. Existen varios tipos de explotación en la trata de seres humanos: explotación sexual, trabajo forzoso, esclavitud doméstica, tráfico de órganos, delincuencia o mendicidad forzadas.

Esta cuestión, que se enmarca en la lucha contra la delincuencia transnacional organizada, es una fuente de preocupación para la comunidad internacional y para Francia en especial, ya que la trata constituye también una de las violaciones más graves de los derechos humanos y de la dignidad humana.

La actuación de Francia

La lucha contra la trata de seres humanos representa una de las prioridades de Francia en la protección y la promoción de los derechos humanos y en la lucha contra la delincuencia organizada.

En el plano internacional, Francia trabaja de forma activa a favor de la universalización y de la aplicación efectiva del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (UNTOC, llamada Convención de Palermo). Este protocolo es el único instrumento jurídico vinculante universal de lucha contra la trata de seres humanos. En él se pide a los Estados que contemplen la infracción penal de la trata, contiene disposiciones sobre la prevención, la protección de las víctimas y prevé mecanismos de cooperación internacional sobre enjuiciamiento y represión.

Posteriormente a este instrumento jurídico, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 2010 un Plan de Acción Mundial para combatir la trata de personas (resolución 64/293), un instrumento no vinculante que completa y promueve una aplicación efectiva del Protocolo adicional. En 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas celebró una reunión de alto nivel para evaluar el Plan de Acción Mundial. Los Estados miembros declararon el 30 de julio Día mundial de la dignidad de las víctimas de la trata de seres humanos.
Francia apoya también los esfuerzos llevados a cabo en el marco de la Iniciativa Mundial para Luchar contra la Trata de Personas (UN.GIFT), iniciada en 2007, que reúne a las organizaciones internacionales relacionadas con la trata de seres humanos y cuyo objetivo es coordinar y completar las actuaciones implementadas. Francia apoyó, en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2009, 2012 y 2013, las resoluciones sobre mejora de la coordinación de la acción contra la trata de seres humanos y las demás resoluciones sobre la trata de seres humanos. También apoyó en 2012 y 2014 la resolución «Trata de mujeres y niñas» (resolución 69/149) y la resolución «Monumento permanente y recuerdo de las víctimas de la esclavitud y de la trata transatlántica de esclavos» de 2013 y 2014 (resolución 69/19).

Durante su presidencia del Consejo de Seguridad, en junio de 2016, Francia organizó un debate abierto sobre el vínculo entre violencia sexual y trata de seres humanos, con la presencia del Secretario General de las Naciones Unidas, de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos, Zainab Bangura, y de la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, Maria Grazia Giammarinaro. En la reunión se puso el acento tanto en las prácticas de comercio de esclavas sexuales empleadas por varios grupos terroristas, en especial Dáesh, como en la vulnerabilidad creciente de las mujeres refugiadas ante las redes de trata de seres humanos y ante los abusos sexuales.

Como primer contribuyente al Fondo de la UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) para la trata de seres humanos desde que se creó en 2010, Francia participó el 21 de diciembre de 2016, por decisión del Director Ejecutivo de la Oficina, Yuri Fedotov, en el lanzamiento de su Informe Mundial sobre la Trata de Personas.

En el Consejo de Derechos Humanos, Francia ha apoyado la creación de un mandato de Relator/a Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que actualmente ocupa Maria Grazia Giammarinaro.
Francia también apoyó en 2007 la creación por parte del Consejo de Derechos Humanos de un mandato de Relator/a Especial sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, que fue renovado en septiembre de 2016 por un plazo de tres años.

Francia también es parte en el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

En la Unión Europea, en 2011 se aprobó una directiva sobre la trata que Francia traspuso, así como una estrategia 2012-2016 aplicada por la Coordinadora para la Lucha contra la Trata de Seres Humanos. También forma parte de las prioridades de la agenda europea de la migración de mayo de 2015, abarcada en la lucha contra las redes delictivas de traficantes. Además, la trata de seres humanos forma parte de las 13 prioridades del ciclo de actuación de la UE contra la delincuencia organizada (2013-2017) y se mantendrá en el próximo ciclo (2018-2022).

Francia también ratificó en 2008 el Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la trata de seres humanos. Este Convenio sitúa a la víctima en el centro del dispositivo de lucha. El Consejo de Europa cuenta con un organismo del Convenio, el GRETA, cuya misión es velar por la buena aplicación de dicho instrumento jurídico. Francia colabora activamente con el GRETA, con el cual mantiene una cooperación y un diálogo constructivos. Recibió la visita del GRETA en 2016.

Francia financia o apoya actuaciones de asistencia técnica y de cooperación en cuestión de lucha contra la trata mediante canales multilaterales y bilaterales. En el plano multilateral, cada año envía contribuciones voluntarias a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) para sus acciones contra la trata. Francia también lleva a cabo acciones bilaterales de cooperación.
Actualización: abril de 2017

MAPA DEL SITIO